Guía práctica: 5 orgasmos diferentes en la masturbación femenina

Ilustración realizada por Daniel Vasquez Correa, ilutrador oficial de www.lincyacosta.com.

Para mi es increíble escuchar como algunas mujeres afirman que no se masturban porque no sienten nada, tachando a quienes lo hacemos casi a diario, como mujeres necesitadas, asquerosas, ninfómanas o  en el peor de los casos, enfermas… El problema no es que no sientan nada, el problema es que ni ellas mismas saben regalarse placer, van prestando sus vaginas a cambio de amor, una familia, hijos, incluso algunas por comida y ropa, sin preocuparse por lo que ellas merecen; y a menos que sufras de anorgasmia (Incapacidad de experimentar orgasmos), mereces muchos orgasmos y atención.

Pero, ¿Cómo exigirle a un hombre muchos orgasmos cuando ni tu misma sabes cómo conseguirlos?, tienen traumados a los pobres hombres, algunos con problemas psicológicos que terminan por desencadenar un cuadro de impotencia sexual o disfunción eréctil. No hay nada más valioso que conocernos, amarnos y exigirnos, si no somos capaces de hacer esto por nosotros mismos, nadie lo va a hacer.

En este artículo te enseñaré a disfrutar de 5 tipos de orgasmos diferentes durante la masturbación, así no tendrás excusa para decir que no sientes nada; y si eres de las mías, aquellas que amamos masturbarnos, a lo mejor esta guía te sirva para conocer un poco más sobre tu cuerpo.

Todas empezamos de diferentes formas la masturbación, algunas como yo, empezamos a tocarnos con los ojos cerrados, imaginando la presencia de alguien más, recordando algún suceso o simplemente conociéndonos, otras más ansiosas, van directo al grano y empiezan la masturbación por la estimulación del clítoris, o compran lubricantes, para empezar por la penetración. Para conseguir los 5 orgasmos de los que hablo, necesitas concentrarte en ti y dejar la ansiedad, además también necesitas de un espacio limpio, cómodo, con música si es posible, trata de buscar un lugar privado e intenta disponer por lo menos de una hora, ponle seguro a tu puerta y relájate, para relajarte puedes desnudarte y hacerte un masaje con aceite, yo me aplico aceite de almendras, pero tú puedes usar el de tu preferencia.

Una vez relajadas, empieza por acariciar tu cuerpo, no piensen en nada mas, cierra tus ojos y siéntete, experimenta que es tocar tu abdomen, tus senos, tu cara, tus brazos, bésate, abrázate, siente como tus pies resbalan uno con el otro, dedícate por lo menos 15 minutos a esto, explora lo que nunca has sentido o tocado antes, con el único objetivo de brindarte placer, sé que en principio te sentirás extraña, incluso ridícula, yo también en principio también me sentía así, pero luego le hallaras sentido y todo será muy placentero.

Una vez relajada vamos por nuestro primer orgasmo, a mi parecer el más fácil de conseguir, el órganos que proporciona la estimulación del clítoris, el clítoris no es fácil de estimular y menos si no tienes experiencia, pero es algo que vas aprendiendo con el tiempo, el aprender a dominar el placer que te proporciona el clítoris, te asegura orgasmos por penetración, pues mientras tu pareja sexual te penetra, tu puedes estimular el clítoris, consiguiendo orgasmos más fuertes y duraderos; pero no nos desviemos, la estimulación del clítoris puedes hacerla de dos formas, lubricando tu dedos con saliva o lubricante y bordeando el clítoris con ellos, también puedes mantenerlo presionado mientras masajeas de forma circular; otra forma de hacerlo, es como lo hacen las niñas de 8 años cuando empiezan a masturbarse inconscientemente, poniendo una tela (ropa interior, sabanas, toallas) sobre tu clítoris y empezar a “rascar” sobre la tela, debes hacerlo suave y rápido, claro, los dedos deben ir sobre el clítoris.

Sabes que tienes un orgasmo, cuando tus músculos se empiezan a tensionar y no quieres parar de masturbarte, te retuerces, sientes contracciones, sientes ganas de gritar, lubricas más, en ocasiones dan ganas de orinar, respiras más fuerte, tu corazón se acelera, tiemblas, tus mejillas están rojas y se te dilatan las pupilas, no sabría explicar el placer que se siente, tal vez es como si sintieras cosquillas por todo el cuerpo o como si la sensación que produce el que quien te gusta te toque, estuviera o se experimentara por dentro de tu vagina, un orgasmo es delicioso.

El segundo tipo de orgasmo que eres capaz de alcanzar durante la masturbación y el que siempre intento conseguir seguido al del clítoris, es el producido por la estimulación del punto U, el punto U es una zona erógena, de la que no se suele hablar mucho, pues aún no existe documentación científica que esclarezca como debe estimularse, lo que si es cierto, es que por su cercanía al clítoris, los orgasmos son bastante placenteros. El punto U se encuentra en la uretra, pero lo placentero no es tanto estimular la uretra, sino las glándulas Skene, que son las productoras del squirt. La estimulación del punto U debe hacerse con dos dedos, a mi preferencia el anular y el corazón, puedes estimularla de igual forma a como se estimula el clítoris, aunque como no se evidencia teoría sobre su estimulación, yo te recomiendo que experimentes y halles la forma más fácil en la que consigues un orgasmo estimulando este punto.

El tercer tipo de orgasmo que puedes concretar, es el orgasmo vaginal, y aunque parezca el más común, es el menos común, normalmente nunca se concreta porque el pene de nuestras parejas no es lo suficientemente grande o grueso, este tipo de orgasmo es mucho más fácil alcanzarlo con ayuda de juguetes sexuales, ojala penes gruesos y con vibración, aunque si no tienes penes grandes, puedes introducir tus dedos dentro de la vagina, usa dos o tres y no muevas tus dedos de adentro hacia afuera, eso puede maltratarte, mueve tus dedos sin sacarlos, de arriba hacia abajo, muy rápido y con fuerza.

El cuarto tipo de orgasmo que puedes descubrir en la masturbación es el producido por la estimulación de los pezones, este tipo de orgasmo es muy complicado, debo confesar que yo solo lo experimento cuando estimulo el clítoris y los pezones simultáneamente, ojo, si lo haces de esta forma, puedes confundirlo con un orgasmo producido por la estimulación del clítoris, pero el orgasmo producido por los pezones, se siente en los senos, sabes que tienes este orgasmo, porque tus pezones tan muy duros, te retuerces y tus senos quedan muy sensibles a cualquier manipulación. Si quieres aprender a estimular los pezones, puedes hacerlo AQUÍ.

El quinto orgasmo que me gustaría que experimentes y puedes hacer inmediatamente después de orgasmo vaginal, es el orgasmo producido por la estimulación del punto G. Concretar este tipo de orgasmo es muy sencillo, debes sumergir en la vagina tus dedos, hasta encontrar en la parte superior, cerca al hueso pélvico una pequeña protuberancia, una especie de “bolita”, esa bolita debe ser estimulada por ti, hasta que crezca, cuando ya la sientas del tamaño de una almendra, debes masturbar de arriba abajo, como si intentaras explotarla contra el hueso pélvico, al lograr “explotarla” consigues el orgasmo.

Espero que esta información haya sido útil para ti, también puedes experimentar otro tipo de orgasmo, como el anal y el mental, pero son orgasmos que ya he explicado con anterioridad en otros artículos.

 

Recuerda que si te gustan estos artículos, puedes seguirme en mis redes sociales:

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like