¿Qué pasa si tu novio te orina por dentro?

Ilustración realizada por: Dhaniela Romero, ilustradora oficial de www.lincyacosta.com

Hace un par de años, tenía un novio con el que frecuentaba tener mucho sexo, era una época loca, teníamos sexo hasta 5 veces al día. Él era de esos chicos que se exigía no eyacular, hasta que su pareja no tuviese un orgasmo, pero extrañamente, en una ocasión llego muy rápido y aunque en realidad no le preste mayor atención al acontecimiento, note que cuando se quitó el condón, lo que había en él no era semen, era orina. No quise decirle nada para no incomodarlo, sabía que para él ya era bastante frustrante el tema de haber llegado rápido, pero siempre me quedo una duda ¿Qué hubiese pasado si no hubiésemos usado condón?

Uno piensa en orina e inmediatamente piensa en porquería, desecho, basura, inmundicia, pero tampoco deja de lado la idea de que muchas personas la toman para curar sus enfermedades, entonces, ¿Qué pasa si un hombre orina por dentro a una mujer?

Lo primero hay que saber que es prácticamente imposible que un hombre orine con una erección; lo saben los que a menudo se despiertan con el ánimo levantado. No obstante, hay hombres que, con dificultad, son capaces de orinar en la primera fase de la erección, la tumescencia (Pero en esta fase es imposible orinar dentro de la mujer, porque el pene está imposibilitado para penetrar). Salvo que haya problemas físicos, no es posible en la segunda, esto es, cuando el pene está completamente rígido, pues el esfínter de la vejiga se cierra, se conectan los conductos seminales y se desconectan los urinarios, entonces, el cuerpo se prepara para impedir que al eyacular salga también orina, porque esto disminuiría el potencial reproductor del hombre.

Los hombres que normalmente orinan dentro de la mujer lo hacen de forma consiente después de la eyaculación, pues después de la eyaculación le erección empieza rápidamente a decaer, a este periodo se le conoce como detumescencia; en esta fase orinar es muy fácil, en especial en posiciones donde se mantenga el pene a 35%, como lo es el misionero, posición en la que la mayoría de mujeres han sido orinadas.

La segunda cosa que debes saber es que la orina está compuesta en un 95 % de agua, un 2 % de sales minerales y 3 % de urea y ácido úrico, compuestos que teóricamente no producirían ninguna infección para la mujer, pero la orina tiende a tener contenidos anormales en diferentes cantidades para cada persona, como lo son:

  • Glucosuria: es la presencia de glucosa en la orina y aparece sobre todo en la diabetes mellitus.
  • Hematuria: es la presencia de sangre en la orina, y deben descartarse, entre otras cosas: infección urinaria, litiasis urinaria, glomerulonefritis, neoplasia (cáncer de vejiga, uréter, riñón, próstata).
  • Bacteriuria: es la presencia de bacterias en la orina.
  • Piuria: es la presencia de pus en la orina.
  • Proteinuria: es la presencia de proteínas en la orina, como suele observarse en: glomerulonefritis, infección urinaria, intoxicaciones, diabetes y otras.

 La bacteriuria, la hematuria y la piuria si pueden provocar infecciones en la mujer.

Sabiendo esto, entremos en materia, son muchas las causas negativas de esta práctica, sin embargo, la mayoría son fáciles de tratar ginecologicamente, en este espacio hablaré de las consecuencias mas relevantes a mi parecer:

  1. Cambio del delicado equilibrio químico en la vagina (y la flora vaginal), esta consecuencia aunque es fácil de tratar, es muy peligrosa, pues puede causar que la mujer sea más susceptible de contraer infecciones bacterianas.
  2. La propagación de infecciones existentes en la vagina o en el cuello del útero a los órganos de la pelvis (útero, trompas de Falopio y ovarios), aunque después de leer muchos autores confirman que solo se presenta en pocos casos, es importante resaltarla, ya que si usted tiene alguna infección vaginal, extenderá dicha infección con el riego de orina de su pareja. Ginecológicamente, esta condición es difícil de tratar y si no se trata a tiempo, tendrá consecuencias irremediables.
  3. Irritación vaginal, infecciones (llamadas vaginosis bacterial o VB) y enfermedades de transmisión sexual (ETS), en esta práctica existe un riesgo mayor a contraer infecciones y enfermedades.
  4. Riesgo de contraer una enfermedad pélvica inflamatoria (EPI.) La EPI es una infección de los órganos de la pelvis en la mujer, esta infección es causada por bacterias que pueden viajar de la vagina y el cuello del útero de una mujer hasta sus órganos de la pelvis o desde los componentes activos y anormales de la orina de su pareja. En caso de no recibir tratamiento, la EPI puede dar como resultado la infertilidad (no poder embarazarse) y un embarazo ectópico (embarazo en las trompas de Falopio en lugar del útero.) Tanto la VB como la EPI pueden provocar problemas serios durante el embarazo, como infección en el bebé, problemas durante el parto y un nacimiento prematuro.

Para concluir, me gustaría decir que esta no sería una práctica con la que yo estaría de acuerdo y no se la aconsejaría a ninguna persona, afortunadamente siempre uso condón y la vez que mi pareja me orino, no hubo contacto de su orina con mi vagina, ¿Pero se imaginan como estaría si eso hubiese pasado?, el sexo debe ser algo que con responsabilidad debe disfrutarse, amar nuestro cuerpo va mucho más allá del solo decirlo, hay que cuidarlo, este tipo de prácticas atentan contra nuestra integridad y salud, intenta omitirlas.

 

Recuerda que también contamos con sección de Confesiones Sexuales, donde puede contar tus historias, conocer las de otros y dejar comentarios en ellas de forma anónima. Entra aca!

Sígueme en redes sociales para mantener el contacto, tengo mucha información sexual por compartir.

Facebook / Instagram / Twitter

You Might Also Like