Mi relación con una mujer 20 años menor

Sugerencia: este plato se apreciará mejor si consume como entrada la siguiente guarnición.   http://lincyacosta.com/2015/06/mi-relacion-sexual-con-un-hombre-20-anos-mayor-que-yo/

En estricto sentido no hay mucho que agregar a la detallada descripción que sobre nuestra relación hace la responsable de este sitio. Sin embargo, vale la pena aclarar que esta relación sobrevivió a la crisis de los seis meses y ya completa más de un año.

Si bien aprecio la belleza de la mujer joven, estar con alguien menor no hacía parte de mis fantasías sexuales,  y he tenido varias. Daba por sentado que lo más lejos que había llegado era haberme acostado con una publicista a la que le llevaba 17 años. No niego que el disfrute de las carnes tiernas me brindó una perspectiva diferente a la que había experimentado con contemporáneas y mujeres mayores; las aproximaciones transgeneracionales fueron explosivas, desenfrenadas, divertidas y deliciosas. No obstante, al final, me dejaron sinsabores en la boca y el miembro, más por mi culpa que por la de ellas.

 Como comentó en su relato nuestra adorable editora, después de finalizar un noviazgo complejo había decidido parar y no volver a relacionarme con mujer alguna durante, mínimo, seis meses. No descartaba que después de tantos años de relaciones heterosexuales con triste final, el futuro fuera cruzar la frontera homosexual para saber en concreto qué es la maricada.

Andaba en esas cuando se me apareció en la vida Lincy Johanna con su discurso de sexo libre y responsable. Sentada en mi oficina desocupó su bolso lleno con un promisorios emprendimiento pedagógico dirigido a jóvenes mal culeados. Soy de la opinión que este es un país, en general, con muy mal sexo. ¡Ojo, se les ve en la cara todos los días!

 La esencia educativa de su discurso me atrapó, pero después de una hora de oírla (otra cosa que hay que saber de la niña es que habla hasta por los codos y también cuando está dormida) comencé a preguntarme ¿cómo sería el sexo con esta deliciosa infanta que se mostraba tan liberada y segura en los asuntos de la piel? Obtuve la respuesta con lujo de detalles mes y medio después.

 Por algunas ideas que ha compartido en sus post y por este texto pueden concluir que esa primera vez nos abrió las puertas a un universo de placer y exploración, revelador para ambas partes. Establecidos los intereses de uno y otro, conocidas nuestras condiciones y conscientes de que las diferencias de edad no nos daban ninguna perspectiva de un futuro juntos, nos abandonamos al goce de los sentidos sin ningún tipo de prevención. El asunto se compactó con un compromiso de sinceridad a prueba de agua y fuego. ¿Para qué faltar a la verdad? ¿Por qué construir fantasías cuando de frente y con respeto acordamos que lo nuestro sería sexo y nada más?

Pajazo mental que nos duró como cuatro meses. A comienzos del año pasado, retozando luego de uno de esos polvos inenarrables comenzamos a darnos cuenta que las deliciosas revolcadas sin compromiso nos estaban uniendo con una certeza que hoy asombra a nuestros amigos y a nosotros mismos.

Exactamente le doblo en edad y por eso nunca ha sido mi intención amarrarla al destino de un cucho chocho, que tampoco lo soy, bueno, eso espero. Tampoco iba a pasar por el cliché patético del amor otoñal o la historia de Caballo Viejo; para que me entiendan, échenle un ojo a esto.  http://mundocolombiatv.blogspot.com.co/2014/04/caballo-viejo-capitulo-39-gran-final.html

Tal vez hubo mucho de historia y poco de sexo en este post, así que les va un regalo y una propuesta. El primero es un ‘sí’, la respuesta a todas las preguntas que se hacen con respecto a su sexóloga de cabecera. Sí, es un buen polvo. Sí, es insaciable. Sí, también es tierna y puta en la cama. Sí, está dispuesta a hacer todo lo que mi negra mente se imagina. Sí, en el sexo es generosa como en su vida diaria. Y sí, está dispuesta a hacer tríos (se oyen propuestas).

Pero, más allá del sexo, también es una caja llena de cosas maravillosas que tengo la fortuna de disfrutar en exclusiva por ser, después de sus papás, su cucho de cabecera.

La propuesta: como no quiero quedarles debiendo, pregunten con confianza en los comentarios de este articulo o en redes sociales, todo lo que deseen saber de Lincy o de las enseñanzas que entre los dos hemos construido. Desde la perspectiva del cortesano, trataré de organizar textos respondiendo algunas de esas dudas, así sabrán algo más de las opiniones del afortunado cuarentón que hace realidad en la cama todo lo que ustedes sueñan con la señorita Acosta.

Recuerda que si te gustan estos artículos, puedes seguirlos en mis redes sociales:

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like