La confianza da asco

Tener pareja puede ser uno de los retos más asquerosos que disfrutes afrontar, nadie puede imaginar lo asqueroso que puede llegar a ser hasta que se empieza a pasar mucho tiempo en pareja, le atribuimos estas asquerosidades a la confianza: Si se caga en la misma cama, es porque te tiene confianza, si te pide que espiches sus granos, es porque te tiene confianza, si se quita los zapatos aun sabiendo que tiene pecueca, es porque te tiene confianza…

Somos amantes de los olores, nos encanta oler todo lo que sale de nuestro cuerpo y aunque se le atribuyen a los hombres la mayoría de comportamientos “asquerosos”, la verdad es que las mujeres somos igual de asquerosas a ellos; nosotras también olemos nuestros pedos debajo de las sabanas y los disfrutamos, nosotras olemos nuestra ropa interior siempre que la quitamos, olemos el sudor de nuestras axilas en las blusas porque lo disfrutamos, y así algunas digan que lo hacen para verificar si estaban oliendo bien, lo cierto es que disfrutamos todos esos olores.

En un principio, aceptar esos gustos en pareja da vergüenza, y aunque es estúpido no aceptar que nos encanta el olor de nuestros pedos, o el olor de nuestros pies sucios, o el olor de nuestra ropa interior usada, criticamos a todos lo que sean capaces de aceptarlo, casi que repudiando las mismas actitudes que nosotros en secreto hacemos, somos hipócritas.

Con el tiempo, en pareja logramos evidenciar que los olores que antes solo eran propios pasan a ser conjugados con los de la pareja, desencadenando olores “asquerosos” que disfrutamos aún más, el doble; un claro ejemplo se evidencia en el sexo, amamos el olor de nuestros genitales, aprendemos a disfrutar del de nuestra pareja y su conjugación desencadena un sin número de emociones que nos perturban tanto que solo olerlo logra excitarnos “Uhs, que rico, huele a sexo!”.

Pero así como existen olores que disfrutamos y en conjunto con los de nuestra pareja, amamos, existen olores que amamos en nosotros y los odiamos en nuestras parejas, como lo son los pedos, entonces acá la higiene si jugaría un papel importante, pero no nos estanquemos en los olores, hablemos también de las cosas que vemos, lo que hablamos, etc, ¿es acaso la confianza la que nos permite ver a nuestra pareja cagando con la puerta abierta sin asco? O ¿es acaso la confianza la que nos permite hablar de nuestros problemas estomacales con nuestra pareja sin algún tipo de pudor o vergüenza?, ¿es acaso la confianza la culpable de que nos sintamos tan mal al acabar una relación llena de cosas asquerosas?.

La confianza da asco y si no es asquerosa, preocúpate.

¿Quieres más información sobres sexo? Sígueme en mis redes sociales.

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like