¿Cómo mantener la erección después de eyacular?

¡Rendir, rendir y rendir!, la principal preocupación del buen amante en la cama; la vida sexual les enseña que una de las principales reglas de un buen desempeño: es hacerla llegar primero a ella, lo apropian tanto que el placer de ellas termina por ser el placer de ustedes, a veces hasta se desprenden del mismo instante sexual, incitándose a pensar en cosas diferentes para cumplir con lo predicho.

El sexo en esa forma ha de ser una mierda, ¿no?; es aquí donde comprendo a los hombres desalmados que nos dejan sin orgasmos, sin embargo, los sigo considerando estúpidos, ¿Acaso no hay más formas de hacer llegar a una mujer?, ¿Acaso les cortaron la lengua, por accidente perdieron los dedos o sexualmente son unos imbéciles?

Puedo decir que he tenido el sexo suficiente para poder afirmar las siguientes cosas: la mayoría de los hombres no dura más de 15 minutos, es normal eyacular antes de la penetración cuando se es virgen o ella les gusta mucho, a veces no se les para no porque la chica no les guste, sino porque están cansados, sufren de estrés, tienen miedo o simplemente porque no; un día pueden durar 30 minutos, al día siguiente 3 minutos, algunos toman pastillas por miedo a perder la chica, mientras la chica se lubrica o fuma marihuana para no perder al chico.

El sexo es un asco si lo hacemos aparentando lo que no somos o no podemos, si ustedes en verdad quieren rendir en la cama, deben aprender a conocerse, siempre he dicho “¿Cómo pretenden que alguien les genere placer y orgasmos, cuando ustedes no son capaces de dárselos ustedes mismos?” Y aunque esta frase casi siempre hace alusión al desempeño sexual de la mujer incitándolas a masturbarse, hoy la hago en referencia a ustedes, chicos, incitándolos a controlar sus orgasmos.

¡Lo sé, lo sé! No tener pene me hace las cosas más fáciles y no me da autoridad para ensenarles cosas, dirán algunos, pero llevo 9 años experimentando con ellos y a no ser que seas gay, tu solo habrás experimentado con el tuyo.

Ok, digamos que has llegado antes que ella, lo primero que debes entender es que tienes millones de alternativas para hacerla llegar, supongo que esa principal alternativa será el clítoris, aunque si pensaste en otra, está bien, ¡me gustan los hombres creativos!: El sexo oral, la masturbación, el sexo anal (Con tus dedos, recuerda que lo otro ya murió), incluir juguetes sexuales, la estimulación del punto g, del punto u, de los pezones, la tortura de zonas erógenas e incluso una charla netamente sexual pueden ayudarte… sin embargo, digamos que tú no eres de esos chicos creativos, que te sientes mal porque querías seguir hasta verla terminar, entonces pensemos juntos, ¿Cuál sería tu solución?: ¿Acaso es la pastillita azul? ¿Acaso quieres seguir besándola para ver si se te vuelve a despertar? ¿Acaso la vas a dejar ahí, pidiéndole tiempo para volver a empezar? Yo te tengo una solución genial, solo que tomara tiempo y tendrás que entrenar para conseguirla, lograrla.

Logran mantener la erección después de eyacular es la solución a sus interminables retos morales, filosóficos y de hombría y aunque estoy segura que a la mayoría de los hombres les ha pasado al menos una vez en su vida, son pocos los que conocen como controlarlo, lograrlo y mantenerlo… y es por eso que es tan importante el artículo de hoy. Empezare por decir que existen muchas formas de preservar la erección, dentro de las más comunes están:

  • Mirar los senos o el culo temblar mientras llegan, tocarla y concentrarse en la idea de lo que se están “Comiendo” está realmente delicioso, sin embargo, si te estas comiendo con una chica no muy atractiva, ¿Cuáles senos y cual culo vas a ver, te va a hacer concentrar o te va a mantener excitado?
  • Continuar la penetración sin parar así estés llegando, lo que es bastante difícil, especialmente para los hombres que no tienen circuncisión, el glande esta extremadamente sensible y a no ser que no logres desmayarte, ¡lo lograras!
  • Tomar retardantes, sin embargo, el cuerpo se acostumbra y crea resistencia a ellos en espacial si no están prescritos por tu urólogo.

Antes de explicar mi alternativa, deben comprender dos significado esenciales, pues suele confundirse al punto de igualarlos:

  • Eyacular: La expulsión del semen, que normalmente se produce junto con el orgasmo y a través del meato uretral (observable en la punta del pene). (Lopez, 2014)
  • Orgasmo: Las contracciones musculares de los llamados “pubococcígeos”, acompañada de una sensación física y psicológica placentera, que generalmente se vive como la descarga de la excitación sexual. (Lopez, 2014)

Para concretar la técnica que quiero exponerles, ustedes deben aprender a separar estos dos fenómenos, la idea es lograr la eyaculación sin el orgasmo o en el mejor de los casos, el orgasmo sin la eyaculación, de esa forma prolongar el tiempo de exposición al coito y concretar con mayor eficacia el orgasmo de ella.

Para empezar la preparación debes aprender a diferenciar dos momentos claves: la inminencia, que es el cosquilleo que te anticipa que pronto vendrá la eyaculación, y la inevitabilidad, caracterizada por la sensación de que eyacular es algo imposible de frenar. Si ya logras diferenciar estos dos momentos, tienes un pie adentro, de lo contrario te recomiendo seguir estos ejercicios, lo que se viene es mucha masturbación, aunque si cuentas con una pareja bastante comprensiva, pueden concrétalo juntos:

  • Recuéstate en tu cama o busca una posición cómoda para masturbarte, busca algo que te excite abruptamente: una foto, un vídeo, alguna revista.
  • Imagina y empieza a masturbarte, en preferencia puedes hacerlo con las dos manos al tiempo, las dos manos simulan mejor una vagina y te será más fácil de controlar en el acto sexual.
  • Frena la masturbación antes de llegar, presiona firmemente el perineo (La zona entre los testículos y el esfínter anal), respira profundo y vuelve a continuar.

Te será difícil puesto que muy seguramente las primeras veces no podrás detenerte antes de eyacular, pero con tiempo lograras identificar los dos momentos y manipularlos a tu preferencia.

Debes conseguir el dominio de tus órganos, para lo que antes de enfrentarlo en el acto sexual, tú debes en la masturbación:

  • Aprender a separar la sensación del orgasmo de la sensación de la eyaculación.
  • Contraer tu músculo pubococcígeno.
  • Respirar en forma lenta y profunda en medio de la actividad sexual.
  • Calcular cuán cerca de la eyaculación puedes llegar antes de hacerlo.

Cuando ya consigas practica puedes hacer dos cosas, controlar tu cuerpo para evitar eyacular mientras disfrutas orgasmos o eyacular limitando la sensación del orgasmo, de las dos formas logras preservar la erección por mucho más tiempo. Sin embargo, controlar tus orgasmos mientras te masturbas es mucho más fácil que cuando intentas contrólalos durante el coito, por lo que para lograrlo te recomiendo:

  • Ten sexo con intensidad lenta, te ayudara a controlar e interpretar mejor tus sensaciones.
  • Interrumpe la sensación de eyacular, frenando el movimiento, haciéndolo más lento o simplemente retirando el pene de la vagina por algunos segundos. Lo ideal es que ella no lo note extraño.
  • Respira profundo y pausadamente, respirar es la forma más sencilla de relajar tu cuerpo.
  • Disfruta de los orgasmos, cuando te detengas y vuelvas a comenzar contra la respuesta eyaculatoria, tus testículos se hincharán y vibrarán, resultando en un orgasmo.

Una vez consigas dominar los pasos recién mencionados, comenzarás a sentir el sentimiento eufórico conocido como orgasmo, podrás tener uno tras otro y le permitirás a la mujer disfrutar por más tiempo de tu pene, incluso hasta su orgasmo, también podrás eyacular evitando la sensación del orgasmo y preservando la hermosa erección.

Recuerda que si te gustan estos artículos, puedes seguirme en mis redes sociales:

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like