Colombia, un país mal follado

Por razones de trabajo, pero también por una inclinación malsana, aunque natural, por conocer la vida de los demás (algunos lo llamarán chisme); doy casi por sentado que nuestra lamentable educación sexual ha condenado a cientos de miles de colombianos de generaciones pasadas, presentes y futuras a seguir dándole vueltas al grillete que nos condena a ser un país mal tirado (o con mal sexo, si consideran chabacanas las palabras coloquiales).

Es un hecho inobjetable que nuestra cultura sexual y reproductiva se ha visto contaminada por el machismo, el conservadurismo, la religión, los medios de comunicación y lo que a bien tuviera enseñarnos (mal) nuestro sistema de educación. Por ejemplo, en cuanto a reproducción, dice la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud (¡que es del 2010!) que una de cada cinco adolescentes entre los 15 y los 19 años es madre o estuvo embarazada.

El año anterior el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) y Profamilia lanzaron con bombos y platillos la  campaña #YoCuidoMiFuturo ‘En lugar de un embarazo, mis sueños’, para prevenir el embarazo asegurando que el país registra cifras de 408 nacimientos diarios cuyos padres están entre los 10 y los 19 años. Una tragedia que nadie quiere ver.

Para ese mismo evento, las autoridades afirmaron que en cada uno de los años, entre el periodo 2008 y 2013, nacieron en promedio 159.656 colombianos de madres que estaban en esa franja de edad. La campaña es otro de los muchos ejemplos de la consistencia de las políticas públicas. Una búsqueda somera por internet les mostrará que la utilización de la etiqueta la hacen marginalmente fundaciones y organizaciones, la página web (muy bonita, eso sí) tiene información desactualizada y, salvo la promoción que se hizo en el lanzamiento, pareciera que esa buena idea duerme el sueño de los justos. De hecho, los reto a buscar el perfil oficial en Twitter para que se den cuenta que no supera los 20 seguidores.

Y eso es solo el tema del embarazo de los jóvenes; ni hablar de la difusión, los derechos reproductivos, el tema de géneros, el sexo seguro y todos los demás asuntos que engloban la sexualidad humana, entre ellos el del placer.

Habrán escuchado ustedes alguna vez que “a tal o cual persona no se la comen”, para tratar de describir a un ser humano que carga rayos y centellas por cuenta de un mal genio que la cultura popular atribuye al mal sexo. Ojalá el asunto tuviera sólo efecto en la disposición anímica del colombiano. El embarazo adolescente es causa de grandes inequidades en este país, mientras en las ciudades el problema afecta al 17 por ciento de esta población, en la zona rural el asunto salta al 26 por ciento. No es una coincidencia que los departamentos con los más altos índices sean Amazonas, Putumayo, Vichada, Chocó, Cesar y La Guajira, donde campea la pobreza, la exclusión y el olvido del Estado.

Cada vez que ustedes ingresan al canal de Lincy, cuando realizan una consulta buscando mayor información, en las ocasiones que deciden ir más allá que simplemente ver porno para aprender sobre este tema; están tomando las riendas de su propia sexualidad, recorren el camino de la responsabilidad y el conocimiento para no quedarse en el superficial saber que da el lugar común o el mito urbano.

Ser o no una persona mal follada depende de nosotros mismos y de lo que le comuniquemos con honestidad a nuestra pareja. También de transitar el camino generoso de dar placer consensuado y saber lo que quiere el otro. El sexo es mucho más que embarazarse, también va más allá de recibir o dar placer, es un acto de responsabilidad con uno mismo. Eso también lo aprendí de Lincy.

Y si quieres leer mas artículos sexuales, revisa mis redes:

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply