No eres infiel, eres polígamo o poliamoroso.

La infidelidad es extraña y en ocasiones suele salirse de nuestro control. Su importancia radica en un consenso personal de experiencias y expectativas, la infidelidad a fin de cuentas no es tan grave como parece, es nuestro cerebro quien la hace tormentosa.

Para hacer un poco más clara mi postura, daré tres ejemplos:

Primer ejemplo:

María es una madre de tres hijas y su esposo Raúl quien mantiene económicamente a la casa, siempre llega tarde todos los viernes. María sabe que su esposo le es infiel, sin embargo, a ella esto no le afecta mucho, se siente feliz con la relación que sostiene con su esposo, incluso ha llegado a pensar que si él no fuese infiel, su relación no estaría tan bien.

  • Saben, muchos pensarían: ¡Pero qué mujer tan estúpida!, y no los culpo. La cultura latina esta bañada de tradiciones occidentales, lo correcto es casarse con una persona y de llegar a mantener relaciones sexuales con otra, se incurriría en problemas legales y lo que sigue sería el divorcio. A esta mujer le gusta la poligamia y seguramente no lo sabe, la poligamia es un régimen familiar en el que una persona que está casada mantiene relaciones (matrimonios) con varias personas del otro sexo de manera simultánea.

Segundo ejemplo:

Martin siempre ha expresado que detesta las relaciones serias, dice que se le hace imposible ser fiel, prefiere ser “el amigo con derechos”, sin embargo, siempre que pretende empezar a mantener relaciones sexuales con una nueva persona, es sincero y dice con quién está saliendo simultáneamente. Dice que se ahorra tiempo en mentiras, le permite a sus parejas no amarrarse a él, pues también les permite la misma libertad y si las mujeres lo aceptan, se le hace mucho más fácil concretar tríos sexuales.

  • Martin no podría vivir en poligamia, ni en monogamia, a Martin le gusta el poliamor. El poliamor es un neologismo que significa tener más de una relación íntima, amorosa, sexual y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. Cualquier mujer tacharía a Martin de insaciable y bandido, pero Martin es claro con las relaciones que empieza, sabe qué es lo que quiere.

Tercer ejemplo:

Lina le teme a las relaciones, dice que muy pocas veces encuentra alguien que la respete, le han sido infiel en varias ocasiones. Alguna vez mantuvo una relación por tres años, pensó que él sería el indicado; un día, su pareja le propuso un trío, acto seguido ella le termino. Lina comenta que aún no puede entender cómo a él no le podría afectar en lo más mínimo verla manteniendo sexo con otra persona, ella se siente incapaz de tolerarlo.

  • No es que Lina sea mojigata y aburrida, ella no concibe sus relaciones fuera de la monogamia. No puede compartir la persona que ama, porque no se sentiría, amada y respetada.

 

Es necesario conocernos un poco antes de encaminar alguna relación, no todos queremos lo mismo y es normal no querer cosas a las que comúnmente se quiere. Los invito a ser sinceros y a proponer relaciones en donde ustedes sean conscientes de sus límites, para que así mismo puedan asumirlos. No es lindo jugar con los sentimientos y las ilusiones de los demás, lo mejor siempre será ser claros con lo que queremos y podemos ofrecer.

Así que conócete y no destruyas.

¿Quieres más información sobre sexo? Sígueme en mis redes sociales.

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply