Guía práctica: Sexo oral para hombres

Mujeres ¿quieren regalar a sus parejas un oral de forma novedosa, atrevida y sexy? Sigan estos consejos.

Que el pene esté erecto

Para lograrlo, den una larga y seductora tormenta de besos; regalen caricias, rocen sus genitales con los de él con la ropa puesta. Díganles frases sucias al oído, besen su cuello, acaricien su espalda y comiencen a tocarle el pene cuando ya lo sientan parado. Chupar cuando la verga está flácida puede sugestionar al hombre, también puede hacer que termine de la misma manera rápida en la que comenzó su erección. Incluso es incómodo para quien lo da, pues el pipí chiquito no es fácil de manipular.

Lamer

Es bueno empezar un oral lamiendo porque proporciona lubricación para lo que vendrá después. Busquen una posición cómoda; acostados o de pie, lo importante es que puedan abrir sus piernas. Comiencen a lamer y a chupar desde el ano hasta la punta de su pene.

Jugar con los testículos, pero con delicadeza

Muchas mujeres suelen dejar los testículos a un lado y estos también se pueden estimular, por ejemplo succionándolos y/o masajeándolos con la lengua. Jueguen con delicadeza y ya que están ahí, aprovechen para besar y acariciar la entrepierna que es una zona muy sensible. Recuerden, háganlo lentamente porque es un área delicada para los muchachos.

Mírenlos a los ojos

Todos los hombres aman ver cómo se la chupan mientras los miran a los ojos. Si el pelo no los deja ver, recójanlo o pídanles que lo sujete con sus manos como si estuvieran haciendo una cola de caballo. Transmitirán seguridad y lo más probable es que él no se pueda despegar del espectáculo.

Estimulen el glande

El glande y el frenillo (la parte de abajo que une la piel exterior con el glande) son quizás las partes más sensibles del pene. Concéntrense ahí; pueden hacer una especie de canal con sus manos y los labios de su boca; los labios solo estimulan el frenillo y la lengua el glande subiendo y bajando. Pueden hacer esto  aproximadamente durante 5 minutos, luego cojan el pene con una mano y continúen el mismo movimiento con labios y lengua. Intenten movimientos círculares alrededor del glande, se los van a agradecer.

Golpeen, escupan; pero con cariño

El golpe suave del pene contra la cara, cachetes o lengua de la mujer enloquece a los hombres. Igual sucede con la posibilidad de escupirles la verga; no sólo ayuda a mantenerlos lubricados, también permite mayor rapidez en movimientos, menos esfuerzo, es sexy, atrevido y, sencillamente, les encanta. No olviden hacer todo con delicadeza.

Encuentren la posición

  • Recuéstelo y abra sus piernas.
  • El 69: ideal para una exploración en conjunto.
  • Arrodíllese mientras él está de pie.
  • Acuéstese en la cama boca arriba con la cabeza hacia el costado en el que está él de pie. La idea es que el pene quede frente a la cara.
  • Si son afectos a las poses: párese de manos recostada contra una pared, mientras él sostiene sus pies usted puede hacerle un placentero oral.
  • Inventen. Saquen a pasear la imaginación y experimenten con todo lo que han soñado.

Otros consejos:

  • Jueguen con aceites y lubricantes. Buenas alternativas son: chocolate derretido, crema de chantillí, aceites y lubricantes con base en agua. Recomendación: exploren los sabores de chocolate, fresa y durazno y prueben el lubricante de cannabis.
  • Hielo, dulces y cambios de temperatura. Para dilatar los poros del pene usen aceites calientes y/o masturben para calentar los genitales con la fricción. Pongan un hielo en la boca para enfriar la lengua y realicen masajes alrededor del pene. Experimenten utilizando dulces mentolados, proporcionan una sensación deliciosa, pero procuren no dejar residuos porque pueden alterar el pH de los genitales.

¿Quieres más información sobre sexo? Sígueme en mis redes sociales y comparte este texto con tus amigos.

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply