¿Debemos preocuparnos por la rePUTAción?

Cuando empecé mi adolescencia, mi mamá, una hermosa mujer contadora, ama de casa y bastante religiosa, preocupada por mi reputación siempre me decía: “Lincy, por favor, no andes con tantos niños, eso no es bueno para ti. Cuando seas grande y quieras tener una familia, los hombres no te van a tomar enserio” Entonces, yo amante empedernida del sexo y en pleno despliegue hormonal, hacia mis cositas a escondidas y sufría por lo que algunos chicos alardeaban hacer conmigo.

“Lincy, cuida tu reputación”, siempre repetía decía mi papá. Yo me enfadaba y preguntaba ¿Por qué putas tengo que cuidar esa mierda?, mis tías se acercaban a mí y me hablaban de lo que un hombre quería de una mujer: “Lincy, los hombres quieres una buena mujer para sus vidas, ellos no van a querer pasar sus vidas con una cualquiera, ellos quieren una mujer inteligente, culta, que se vista bien”, “ Lincy, tienes que ser un poco más femenina, los hombre no van a querer salir con una mujer mal arreglada”, “Lincy, si quieres un buen hombre para tu vida, tienes que estudiar, aprende a mantener la casa limpia, aprende a cocinar…”.

Lo cierto es que eso nunca me importo, desde muy pequeña discrepaba con mis tías, con mi madre, ellas no entendían que yo no quería depender de un hombre toda mi vida, pero no las juzgo, para aquel entonces los padres de ellas las cuidaban mucho, les enseñaron a servir, tenían que ser mujeres de bien para conseguir excelentes hombres, hombres con dinero y educación, que las mantuvieran… en definitiva las oportunidades de progreso para ellas eran distintas. Igualmente, cada quien busca hacer con su vida lo que desee, y si ellas deseaban vivir de esa forma, ¿Quién soy yo para decirles que no lo hicieran o que no pensaran de esa forma?.

Al finalizar el colegio ya había tenido un par de novias y al menos 10 novios, en realidad mis padres solo conocieron 3 y estaban casi que agonizando, se preocupaban mucho por lo que la gente pensara de mí, lo que las personas se acercaran a decirles sobre mí. Me molestaba un poco que se preocuparan más por lo que los demás dijeran sobre mí, que en lo que yo era en realidad o lo que yo pensaba sobre mí… Ya imaginarán el conflicto en ellos cuando se enteraron que yo era bloguera sexual y que además quería ser sexóloga y salir en televisión nacional hablando sobre sexo, hoy en día aún pasan de canal cuando de repente me ven en el programa.

Obvio, la gente siempre ha intentado insultarme diciendo: “Esa Lincy es una puta”, y como me encanta el sexo, escribo y hablo libremente donde sea sobre él, entonces se sienten con el total derecho de decir: “Lincy es una regalada, no le da ni pena confesar lo que hace en su ~Intimidad~, ella no se valora, ella está enferma, ella quiere llamar la atención, ella no sabe lo que es el amor, Dios se olvidó de ella, ella tiene una pésima autoestima, ella no sabe vivir la vida sabiamente, ella no sabe lo que quiere, a ella le constara conseguir esposo, ella es promiscua, ella seguramente tiene alguna ETS”… y podría continuar la lista, los comentarios son casi que infinitos y de toda índole.

Incluso la gente inventa cosas que jamás pasaron o las tergiversan, alardean de cosas sin conocer el contexto, para contarles un ejemplo puntual: “En la universidad, cuando estaba en segundo semestre, una amiga pensaba que yo le gustaba al chico por el que ella se moría, un día conversando con ella, se nos ocurrió la gran idea de escribirle, yo queria demostrarle a ella que él no gustaba de mí. Ella, que se hablaba bastante con él, sabía que el chico en cuestión estaba pasando por días de verano (Abstinencia sexual por falta de pretendientes), entonces yo, que nunca he tenido pelos en la lengua para decir las cosas, le escribí bromeando: “Juan, yo te puedo ayudar con el verano”, nos cagamos de la risa y mi amiga se fue más tranquila”, hoy ya casi terminando la carrera, el chico alardea de lo mucho que supuestamente él a mí me gustaba, dejemos claro acá que el tipo me parece horrible, y además, le cuenta a todos como es que la columnista de Soho, un día se lo pidió y él dijo que no”. (¡Juan, ojala leas este artículo, nunca me gustaste y nunca quise tener sexo contigo!)

Pensemos entonces en la palabra rePUTAción, esa idea o concepto que la gente tiene sobre una persona o una cosa, pero ¿Por qué es tan importante lo que los demás piensen de ti?, deberíamos preocuparnos más por nuestra consciencia que por nuestra reputación, después de todo la consciencia es lo que somos, la reputación es lo que los demás creen que somos.

Lo que los demás crean de ti no va a determinar que tengas una excelente relación de pareja, acaso, ¿no has visto como todo el tiempo engañan a esas juiciosas y pulcras mujeres de casa?, tampoco va a determinar lo buen trabajador que eres, acaso, ¿No has visto como hablan pestes del mejor trabajador en la empresa en la que trabajas?, no va a determinar nada en la vida, lo importante es lo que tú crees de ti, lo que los demás digan no determina quién eres.

Mi rePUTAción no ha impedido que yo tenga excelentes trabajos, es decir, he tenido el privilegio de trabajar para grandes compañías: CONDONES TODAY, CONDONES DUREX, CARTEL URBANO, SOHO, CULTURAINQUIETA, QUIICKLY, REVISTA SEMANA, DISCOVERY HOME & HEALTH, etc… no me ha impedido realizar charlas y ser ponente en auditorios grandes, no me ha impedido aspirar para becas y ganarlas, no me ha impedido tener relaciones románticas duraderas, no me ha impedido construir metas, ganar dinero, vivir sola, vivir acompañada, comprar mascotas, viajar… con decirles que incluso me han pedido matrimonio dos veces (Y a mí mamá le preocupaba que eso nunca pasara).

Acéptensele a todo el mundo con valor lo que son y lo que hacen, no viven su vida para agradarle a los demás, que cuando encuentren pareja se enamore de una versión real de ustedes, que la gente sepa que puede esperar de ustedes, acepten lo que son para que la idealización no decepcione a nadie, admitan y amen con locura lo que son. Colombia y la mayoría de países latinos satanizan todo, ¿Vale la pena vivir por lo que los otros dicen o piensan?, es más, piénsenlo, ¿Son ustedes en realidad lo que los demás dicen sobre ustedes?.

Es hora de vivir la vida sin arrepentimientos y sin abrir posturas sobre los demás, cada quien hace lo mejor para su vida, demás que uno no conoce la historia de los otros, nadie sabe lo que hay detrás de un asesino, un violador, una prostituta, un pedófilo, un chismoso, una vecina grosera, un niño callado, nadie conoce la historia de los otros y nadie tiene el derecho a imponer juicios sobre el otro.

Anímense a tener una gran rePUTAción…

¿Quieres más información sobre sexo? Sígueme en mis redes sociales y comparte este texto con tus amigos.

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply
    Carlos Antonio
    9 Mayo, 2017 at 9:29 pm

    ME Encanto la historia, definitivamente el mundo de antes no tenía las mismas oportunidades que el mundo de hoy tiene. Sin embargo, la gente todavía tiene muchos paradigmas y se cierra cuando le hablab de sexualidad. Te admiro por tu historia y por lo que haces y al mismo tiempo estoy agradecido

  • Reply
    Miguel
    5 Mayo, 2017 at 12:11 pm

    De todas las personas que cada uno conoce y para cada acción que uno “comete” hay un 30% que la critica, otro 30% que la aprueba y el resto que no le importa. No es posible tener siempre contento a todo el mundo, pero sí es posible aceptarme y aprobarme yo mism@ y ser feliz con mi propia vida.

  • Reply
    Willy
    5 Mayo, 2017 at 8:58 am

    Muy interesante yo no comento pero si leo regularmente tus articulos muy impresionantes e interesantes

  • Leave a Reply