Carta a quien nunca se ha masturbado.

Personalmente, siempre he vivido bajo la premisa de que no necesitas de nadie para ser feliz, solo para compartir tu felicidad… El sexo es igual, no necesitas de nadie para alcanzar el orgasmo, pero si necesitas de alguien para compartirlo.

Pero antes de poder compartirlo, debes conocerlo, porque ¿cómo compartir algo que no conoces?.

Aprende a darte placer a ti misma/o, recuéstate en tu cama y acaríciate, amate, bésate, aprende a conocer que te gusta tocar, que no te gusta hacer, encuentra tu punto g, masajéalo, llénate de saliva, encuéntrate contigo, entenderás qué es lo que te gusta y qué no; compra juguetes, explora tu cuerpo, llega a lugares que jamás te has atrevido a tocar, no hay nada más tuyo que tu cuerpo, busca asesoría, comparte tus experiencia y lee las de otros, valora cada una de las cosas que tu cuerpo te da, te regala, cada emoción, cada sentimiento, cada grito, cada pensamiento, ¿como puedes regalarle tu cuerpo a la exploración desagradecida del que no lo comprende y vive bajo la premisa del ensayo y error que el sexo fácil le ha dejado devengar?; entiende que la seguridad te hace sexy y que solo se puede encontrar en el conocimiento, la experiencia y el respeto por ti.

Después de haberte conocido y explorado por completo, después de que te conozcas perfectamente, podrás compartir con alguien más eso que tanto amas y que tanto te ha costado entender, y así disfrutaras del sexo al máximo, porque no le tendrás miedo, no le tendrás recelo, no habrá tabú que no hayas derrumbado, no habrá cosa que no hayas aprendido a disfrutar de ti, no habrá vergüenza por ti, por tu cuerpo, por lo que piensas, solo habrá amor y te lo puedo jurar, después de eso no habrá momento más especial.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.