0 Comments

Me pido un taxi por el pico y placa en Buacaramanga y de camino me dice el taxista que no comprende las filas afuera de algunos restaurantes al sol pleno del medio día, entonces le comento que es una feria de la hamburguesa en la ciudad, un concurso, que esas hamburguesas normalmente cuestan 25 o 30 mil, pero que por el concurso las ponen a 10, mas adelante me dice que el no pagaría una hamburguesa de esas, hace cuentas y dice que para llevar a la familia serían 40 mil, le digo que puede ser bastante por una hamburgesa pero que son muy buenas y que son sitios agradables para ir con amigos o con la mujer, con las amigas me responde él, entonces este señor de unos cincuenta años me cuenta que hace poco había prestado 200 mil para salir con una vieja, que la llevó a un sitio carísimo, que dieron una vuelta carísima, que la llevó al mejor motel que conocía y que en el cuarto la vieja se metió al baño, el viejo se empelotó en la cama y la tipa salió disparada diciendole que la estaba llamando el marido, el man quedó sentado ahí empeloto jaja y la vieja se le fué, y me dice; la proxima ves no le doy más vueltas al asunto, me lo dá primero y despues miramos, 200 lukas me gasté en nada y aún las debo, y le pregunto ¿ah, pero usted piensa hacerlo otra vez?, y me responde que sin pensarlo y alargando un si, es que esa china tiene unas tetotas, y le pregunto ¿china? ¿cuantos años tiene ella?, me dice: tiene 19, ¿19?, está sardinita (pensé que ese cuento tenía toda la pinta de tratarse de un putazo, pero no le dije nada por mi salud) entonces le pregunto, ¿como le hace usted señor para verse con una de 19 años, y con marido? me dice todo creído, es que el marido se le viene rápido, no la tiene bien, el mes que viene el marido se va de viaje a capacitarse en alguna mierda y ya me dijo, pero ahí no me la vuelve a hacer, ahí llegamos al destino, me bajé, estoy pagandole y le pregunto ¿pero, le ha pasado antes?, me responde, con esta vieja si, siempre quiere que la invite a todo pero me saca excusas para darmelo, oh dios, buen día, suerte, el taxi se va y noto que se me queda una sonrisita, pero no de morbo, sino de “pobre bobo hijueputa”. No es la gran cosa, pero eso quería contar.

Asked question