Pipe (anónimo)

Estábamos en una finca a las afueras de la ciudad con los compañeros de oficina, una compañera la cual no está nada mal y yo nos llevábamos ganas desde hace tiempos pero todo se quedaba en miradas, roces e insinuaciones una que otra conversación caliente. Era el momento perfecto, el juego comenzó en la piscina donde en una actividad grupal buscábamos la forma de tocarnos, rozarnos o tener algún tipo de contacto, en la noche estábamos bastante tomados. el resto del grupo se fue a dormir mientras nosotros estábamos en la piscina, ambos buscábamos el momento perfecto para saciar las ganas que eran más que evidentes.

Y por fin comenzó el juego no hubo necesidad de una sola palabra, ambos nos tocábamos por todo el cuerpo, muchos besos, y caricias todo fue muy suave y romántico. Ella llevaba un vestido de baño pequeño, sus senos redondos y duros, se marcaban sus ricos pezones, y su tanga se perdía en su hermoso y duro trasero, sus piernas jumm eran una delicia; para mí la mejor parte de su cuerpo duras, largas y tonificadas.

La poca ropa comenzaba a estorbar sus senos quedaron expuestos para mí los bese mordí, Lamí, esto la puso a mil. ella buscaba mi pene con su vagina lo presionaba, este ya tenía una gran erección, ella con un rico movimiento de cadera lo recorría de arriba a abajo con su vagina Sus pies enredados en mi cintura me hacían preso de ella, Su excitación cada vez era más notable su cuerpo se retorcía, su mirada perdida, su respiración agitada y sus gemidos cada vez más constantes disfrutaba al verla así, yo estaba igual, quite su tanga y nuestras partes se comenzaron a buscar mi pene comenzó a penetrar en ella sin ayuda solo suaves movimientos de cadera de ambos. Nos besábamos largo lento y profundo. Por fin mi pene llego hasta lo más profundo de ella (apretadita y caliente), soltó un gran gemido seguimos muy suave por un buen rato hasta que terminamos al mismo tiempo fue lento pero muy excitante cada que lo recordamos sentimos esa atracción sexual que tenemos y si se puede lo repetimos.

Lo recuerdas “Pao”