anonima (anónimo)

Lo que me ocurrió con mi hijo es tremendo.
Hola a todos, esto que me paso con mi hijo es tremendo, espero que no me juzguen, pero pudo mas la lívido que la razón. Soy una mujer colombiana, madre soltera de 40 años, mi nombre es María, no soy ni gorda ni delgada, pechos y culo generosos, vivo en España hace muchos años con mi hijo de 15 años, Rogelio se llama, tenemos una vida normal, yo trabajo, voy al gimnasio dos veces por semana, mi hijo estudia y no me puedo quejar. Mi vida es la de una mujer que vive para su hijo, para pagar sus estudios, de vez en cuando salgo a rumbear, necesito divertirme, desahogar mi cuerpo, pero jamás falte una noche a mi casa, he llegado a altas horas de madrugada cuando estuve con algún amigo, pero siempre volví a dormir a casa. Ya hacía varias semanas que no salía, estaba incomoda, porque lo voy a negar, necesitaba sexo, estaba muy inquieta, pasaba mi mano por mi cuca y la sentía caliente, mojada.
A la noche terminamos de cenar con mi hijo, él se fue a su habitación y yo a la mía, prendí la tele y no me podía dormir de lo caliente que estaba, baje mi mano y me empecé a tocar la cuca, despacio por sobre mi braga, fui metiendo mi mano despacio, pase mis dedos por los labios de mi cuca, suspirando muy fuerte por el placer que estaba sintiendo, me quite mi braga, mi sujetador, estaba tendida sobre mi cama, completamente desnuda, acariciando mis tetas, las apretaba, yo misma me lamía los pezones, gimiendo, retorciendo mi cuerpo sobre la cama, bajando mi mano y pasando mis dedos por mi cuca, que estaba empapada, los metía dentro mio, los movía dentro de mi cuca, solo la luz de la tele alumbraba mi habitación, estaba con mis piernas levantadas, metiendo y sacando mis dedos de dentro de mi cuca, los gemidos que daba era mas fuertes de lo que me imaginaba, estaba disfrutando, me olvidé que al otro lado estaba mi hijo Rogelio, yo seguía lamiendo mis pezones y metiendo mis dedos dentro de mi cuca, hasta que volví a la realidad cuando mi hijo enciende la luz de la habitación y me ve así, desnuda, de piernas en alto, con mis dedos dentro de mi cuca, lamiendo mis pezones, “mamá, que haces?”, me preguntó viendo el espectáculo que estaba dando, “apaga la luz, apaga la luz”, le grite, tratando de ponerme bien y que no me siga viendo, “que hermosa eres”, me dijo, acercándose a la cama, mirando mi cuerpo desnudo, que yo trataba de tapar con mis manos, “por favor Rogelio, apaga la luz”, le dije muy avergonzada, “deja que te vea”, me dijo, sentándose en el borde de la cama y pasando una de sus manos por mi pierna y acariciando mi pie
Yo no podía ni mirarlo de la vergüenza, pero sentía su mano pasar sobre mi pie e intentar abrir mis piernas para ver mi cuca, “que haces?”, le dije, “quiero verte, eres hermosa”, me dijo, abriendo mi pierna y mirado mi cuca, sentía su respiración alterada, su mano pasaba por mi pierna, subiendo despacio, yo seguía caliente, necesitaba que me cojan, casi grito de placer al sentir sus dedos pasar por los labios de mi cuca, “soy tu madre”, le dije, pero igual abrí mas mis piernas, dejando que me acaricie la cuca, “no, eres una hermosa mujer”, me dijo, metiendo un dedo dentro mio que me hizo gritar, ya baje mi mano y le toque su verga que estaba dura, se la acariciaba mientras él metía otro dedo dentro de mi cuca, que estaba tan mojada que me parecía mentira, saca sus dedos de dentro mio, se pone en pie y se quita el pantalón de su pijama, quedando desnudo frente mio, vi su verga, ni grande ni chica, normal para un chico de su edad, pero a mi me pareció la verga mas linda del mundo, yo lo agarre de su brazo, haciendo que se suba en la cama, lo acomode sobre mi y con mi mano dirigí su verga a mi cuca, levante bien alto mis piernas, lo envolví con ellas e hice fuerza hacia mi, haciendo que su verga se mete dentro de mi cuca, gritando de placer al sentir como mi propio hijo me estaba cogiendo
“que rica verga tienes hijo, así, hazme sentir tu verga, que rico como me coges”, le decía yo moviendo mis caderas sintiendo la verga de mi hijo dentro de mi cuca, “chupa mis tetas”, le dije, haciendo que se meta uno de mis pezones en su boca y cuando lo sentí chupar gemía de placer, no me explico como me estaba dejando coger con mi hijo, pero ahí estábamos cogiendo los dos, como estaba disfrutando de su verga, de su boca en mis tetas, lo agarre de su cintura y lo hacía mover hacia adelante y hacia atrás, haciendo que su verga entre y salga de mi cuca, “te gusta Rogelio, te gusta como te estas cogiendo a tu madre”, le dije, buscando su boca con la mía para besarlo por primera vez, pero no un beso de madre, un beso de mujer siendo cogida por su hombre, “siempre soñé este momento”, me dijo sin dejar de hacer que su verga entre y salga de mi cuca, yo me quedé sorprendida con lo que me había dicho, así que mi hijo me quería coger?, nunca me había insinuado nada, nunca me di cuenta, pero ahí estábamos cogiendo como dos amantes, “hijo, tienes condón?”, le pregunté, ya que yo todavía menstruo y no quería correr riesgos de embarazo, cuando me dijo que no, que no tenía, le dije que no se escurra en mi cuca, aunque yo ya me había escurrido un par de veces de lo que estaba disfrutando de como me cogía mi hijo. Mi hijo se quedó quieto cuando le dije eso, “y donde me escurro mamá?, quiero escurrir mi leche dentro tuyo”
Me dijo, mirando mi cara, yo veía su cara de satisfacción, de como estaba disfrutando cogiendo a su madre, “quieres escurrirte dentro de mi culo?”, le dije, moviendo mis caderas con su verga dentro de mi cuca, hablando con la voz ronca de lo caliente que estaba, “si mamá, es mi sueño cogerte ese hermoso culo que tienes”, me dijo sacando su verga de mi cuca, yo como pude, me puse en cuatro patas sobre la cama, agache bien mi cuerpo, pegue mi cara contra el colchón y levantando bien mi culo, abrí mis nalgas dejando que mi hijo me vea el ojete, “que abierto lo tienes mamá”, me dijo, empezando a mamar mi ano, haciendo que muerda las sábanas para ahogar el grito de placer que di al sentir su lengua, “si Rogelio, pero ahora va a ser solo tuyo, mete tu verga en mi culo”, le dije sin soltar mis nalgas, sintiendo como mi hijo se ubicaba detrás mío y pasando una mano por debajo de mi cuerpo lo ayude a ubicar su verga contra mi ano, “empuja, empuja y mete toda tu verga en mi culo”, le dije, sintiendo como Rogelio empujaba y su verga se iba metiendo en mi culo, haciendo que gima de placer, la sentía entrar, no era del tamaño de la vergas que estaba acostumbrada, de esas gruesas, grandes, pero me gustaba como mi hijo iba metiendo su verga toda dentro de mi culo, hasta que mis nalgas o mejor dicho mi ano, quedaron pegados al cuerpo de mi hijo que me había metido toda su verga, ya que yo tenía todo lo mas que podía mis nalgas abiertas con mis manos
Gemíamos como locos, era una locura como me estaba dejando coger con mi propio hijo, como disfrutaba siendo cogida por Rogelio, él me había metido toda la verga, pero cuando la empezó a sacar y meter en mi culo, su calentura pudo mas y se empezó a escurrir dentro mío, lo escuchaba gemir de placer al estar escurriendo toda su rica leche en mis intestinos, como nos movíamos los dos disfrutando, que rico me había cogido mi hijo, lo sentía como movía su verga dentro de mi culo, haciendo que suspire de placer, disfrutando hasta la última gota de su leche, sabía que me había convertido en la mujer de mi hijo, pero el solo pensarlo me horrorizaba, en que clase de mujer me había convertido, yo jamás había estado con hombres menores que yo, y menos con chicos de la edad de mi hijo, pero ahí estaba, con toda la verga de mi hijo dentro de mi culo, que estaba lleno de su leche.
Nos recostamos en la cama, mi hijo me había abrazado, yo estaba muy pegada a él, los dos desnudos, sin hablar, sintiendo la respiración del otro, “dormimos y mañana hablamos de esto?”, le dije, pronta para dormir entre los brazos de mi hijo, desnuda, como si fuera mi marido o mi amante, que creo que en eso se iba a convertir