Era un sábado en la noche y fuimos a celebrar el cumpleaños de mi amiga Natalia. Primero fuimos a cenar solo éramos 4 amigas y luego fuimos a bailar a una discoteca de la capital. Estábamos bailando, tomando y pasándola realmente bien. Natalia se me acercaba y bailaba muy cerca, sentía todo su cuerpo.      No pensé nada…solo nos estamos divirtiendo. Luego de tomar bastante el primo de Natalia nos buscó para llevarnos a la casa. Nos subimos al carro y comenzamos a hablar. El noto que estábamos tomadas y cuando estamos cerca de la casa nos dijo: “¿Se atreven a besarse?”, Y así sin muchos rodeos bese a Natalia.

Nunca había besado a otra mujer y fue demasiado rico, sus labios estaban suaves y deliciosos. Nos besamos un rato y de la nada mis manos estaban tocando sus senos. Tenía unos senos tamaño promedio, pero eran firmes y ricos. Luego su primo me levanto el traje y acaricio mis nalgas, yo solo seguía besando y tocando a Natalia. Llegamos a la casa, fuimos a la habitación. Empece a besar a Natalia y ella gemía bajito y no aguante más y comencé a estimular su clitoris, juegue con su vagina mojadita, le metí 2 dedos en la vagina y luego se los metí en la boca. Desesperadamente nos quitamos lo que nos quedaba de ropa. Su primo me daba nalgadas muy ricas, me tenía en cuatro mientras yo pasaba mi lengua por la vagina mojada de Natalia.

Su primo tenía la verga muy firme y de buen tamaño. El primo me masturbaba muy rico. De pronto, el se recostó mientras Natalia brincaba sobre su pene y gemía. Estaba muy desesperada y sus gemidos nos ponían más calientes.

Le puse na vagina en la cara al primo, me hacía sexo oral demasiado delicioso. Su lengua se movía en círculos y me ponía muy mal. Mientras disfrutaba tocaba los senos de Natalia y la veía.

De pronto un estallido de placer se apoderó de ella, gemía y salía un chorro delicioso de su vagina. Verla venirse me hizo llegar al orgasmo.

Luego chupamos la verga de su primo. Escupíamos el pene, me lo metía lo más profundo en mi garganta que podía y lo escuchaba como se le escapaban los gemidos de placer. Natalia le chupaba los testiculos y así de pronto el se vino en nuestra cara. Quedamos tocas llenas de su rica leche.

Y fue así que Natalia tuvo su mejor cumpleaños…