Me toco irme de mi ciudad para realizar mi rural, estoy cerca a cartagena, todo normal cumpliendo mis turnos y extenuantes jornadas de trabajo, un par de dias empece a notar que el cardiologo un tipo de casi dos metros, rubio, ojos verdes me miraba de una forma un poco intimidante pero que a la vez me gustaba al hacer rondas de sus pacientes notaba como miraba mis grandes tetas con esos ojos azules me mataba no podia discimular, en medio de juegos, indirectas un dia lluvioso me dijo que el me llevaria a mi apartamento, estando en su camioneta y en medio de un trancon, se sentia una tensión y un silencio, al mirarlo note que tenia su verga dura, lo mire y sonrió, me dijo no sabes las ganss que tengo que besarte, a lo cual le respondi con un beso apasionado, los carros pitaban y toco seguir, al llegar le dije que entrara conmigo, no podia dejar de pensar en esa verga ese tipo tan inteligente, esos ojos, al entrar me agarro de mis nalgas mientras me besaba, me quito la blusa se metio entre mis tetas y las besaba mientras le tocaba esa verga tan caliente grande y gruesa me desnudo en mi sofá, me hizo un oral que me hacia retorcer de placer hasta llegarme en su boca, lo lleve a mi cuarto lo acoste y me subi en esa verga caliente grande y gruesa mientras me daba duro con ella, me movia tan delicioso, mientras el me jalaba el cabello, me metia un dedo en mi culo me chupaba las tetas y otra vez tuve ese orgasmo que lo moje todo a el y asi excitado me puso en cuatro y me dio tan duro que mis piernas temblaban y que no podia dejar de gritar uff, decia mi nombre mientras me daba nalgadas y estrujia mis tetas, me cargo y me daba duro y  mas duro, no aguantaba y se vino dentro de mi, ese dia lo hicimos dos veces mas, y hasta ahora siete meses después sigue cogiendome cada vez que quiere, soy la puta del cardiologo