0 Comments

Soy un chico que le encanta masturbarse como cualquier otro, pero hacerlo en un lugar público es especialmente excitante. Jamás lo había hecho hasta que un día regresando de la universidad me subí al bus, aquel día venía con muchos lugares vacíos, era la oportunidad perfecta para hacerlo, el solo pensarlo me excitaba en gran manera, sin perder el tiempo desabroche mi pantalón, baje el cierre y me asegure que no me viera nadie, aquella vez era un viaje largo de aproximadamente una hora, así que tenia mucho tiempo para hacer lo que quisiera, me quite los zapatos, para mi no era suficiente con solo sacar mi pene y masturbarme, tenía que estar cómodo, tenía que desnudarme completamente, así que me quite el pantalón seguido de mis bóxer rojos, y como era de esperarse mi pene estaba realmente deseoso de ser masturbado, escurría de líquido preseminal, una vez más me asegure que nadie me observará y una vez hecho esto me quite la playera, estaba completamente desnudo, con el pene tan duro y caliente y con el riesgo de ser descubierto por cualquiera, tan solo a unas tres filas de asientos delante se encontraba una chica con su celular, que con una mirada en mi dirección pudo haber visto mi rostro, con el torso desnudo y un pene escurriendo, antes de comenzar a masturbame no dude en tomarme una buena secion de fotos, e inmediatamente después comencé a tocarme, acariciando mi pene lentamente, para después comenzar a masturbame, fue tan delicioso, el placer fue a un mayor sabiendo el peligro que corría al hacerlo en un lugar como ese, después de un rato, como el cualquier sesion de masturbación la leche salió, el asiento de enfrente fue testigo de aquella vez al quedar lleno de semen, pero no se preocupen que me asegure de limpiarlo bien para que al menos no todos pudieran notar lo que en ese lugar había sucedido.

Answered question