Manu_25 (anónimo)

Después de terminar una relación en la cual el sexo era casi nulo debido a que ella tuvo una mala experiencia con un ex novio, salí al mundo de la soltería, conocí a una chica por latinchat sexo y concretamos una cita, tenía bastante miedo debido a que la llevaría a mi casa, podría ser un ladrón o una estafa, igualmente me arriesgue. Cuando la vi, era blanca, vestida con una camiseta animal print, unos jeans ajustados y una botas, con una cantidad adecuada de maquillaje y algo tímida, la lleve a la casa, nos sentamos en el sofá y hablamos por 5 minutos, cuando ella me dijo vamos a hacerlo, la empecé a besar y ella a mi, tocaba sus senos, unos deleitables, suaves y tiernos senos, con unos pezones rosados tenues y parados. Seguimos basándonos, le baje el Jean y su ropa interior y aunque tenía unos poquitos vellos alrededor de su vagina empecé a lamerla, veía su cara de placer, sus gestos y como me apretaba la mano. Yo no paraba de succionarle el clitoris, ella feliz gemia, luego ella decidió hacerme un oral, fue el mejor oral que me han realizado al punto de que sintiera como latia mi pene con cada lenguetazo, me pidió que la penetrara y así lo hice, de varias formas, en 4, misionero, borde cama, hasta logre ponerle las piernas a la altura de los hombros, tomar sus brazos para superarlas y ponerlas en mis hombros y clavarle mi pene hasta el fondo, ella solo pedía más… Después de 5 horas de faena intensa dónde ya mi pene no se podía erectar más, ella decidío hacer algo aún más, empezó a masturbarme, cuando yo le decía “no creo que se levante más” ella decía “¿Cómo que no?” y lo volvía a poner erecto, fue entonces dónde empezó a juguetear más con mi glande hasta que mi semen salió y muy Feliz se lo comió, luego nos bañamos juntos, pudiendo manosearla de nuevo, nos arreglamos y guardamos nuestros números de celular para pactar otras citas, de las cuales ya llevo 10, cada una mejor que la anterior.