Nos conocimos en la Universidad, llevabamos 3 años de amistad, en ese tiempo yo tuve mis parejas y el a su esposa e hijo; eramos los mejores amigos nunca hubo nada entre nosotros, el nunca fue una opcion para mi, nisiquiera me precia sexy; hasta que nos enviaron de la universidad a un evento en Cartagena, Colombia a participar en un simposio. Cuando llegamos al hotel oh sorpresa! Solo habian dos camas dobles y eramos mi amiga (con su novio) + el y yo; nos toco dormir juntos. Asi que la primera noche me puse de mal genio y él solo se reía,  me hice en toda la esquina de la cama y pase muy mala noche al igual que las dos siguientes aunque él seguia siempre muy caballeroso y cordial conmigo. Sentia que estaba coqueteandome y a mi me pareció interesante medirle su discurso de familia feliz,  entonces me le acercaba, le daba un abrazo o le mordia su oreja. Eso si, recordandole que solo era un juego de amigos. Me dediqué a calentarlo a mostrarle que habia llevado unas braguitas negras, pero nunca pasaba nada mas, la cosa se puso tan pesada que el decidio mejor dormir en un sofa que habia fuera de la habitación y sin el aire acondicionado. Era la despedida del evento después de 5 dias en esa ciudad, yo andaba como gatica en celo, habíamos tomado mucho licor y fumado algo de mota yo estaba muy hebria y le dije que porfa me llevara al hotel. Tomamos un taxi y me pidio un beso yo le fui metiendo la lengua y agarrandole el entrepierna. El sé sonreía pero correspondia mis señales.  Subimos a la habitación y nuestros amigos estaban dormidos. Yo me entre a la habitación mientras el insistió en dormir en el mueble. Lo deje pero me entro la calentura, me quite la ropa y me metí en el sofa donde el “dormía”. El beso en el taxi me habia dejado mi sexo bien jugoso y mi vagina estaba casi hablando pidiendole a ese hombre meterme su verga hasta hacerme gritar. Ése hombre aparentemente fiel parecia un toro, me tomo entre sus brazos fuertes, bajo sus manos hasta mis nalgas y me dio una palmada fuerte. Me sujetó con fuerza los brazos y me puso de rodillas ante el diciendo ” esto es lo que quieres” y me metio su verga dura en mi boca, se la chupe hasta que mis labios quedaron rojos. El me paró, me puso de espaldas con mis tetas aplastadas por el vidrio de aquella ventana, abrió mis piernas y tocó mi vagina con sus dedos, me metio un dedo y luego lo chupo probando mis jugos. Puedo asegurar que yo chorreaba de lo excitada que estaba. Me toco pedirle que me lo metiera, él solo se hizo detrás mio y su pene entro casi solito. Yo gemia del placer y el me tapaba la boca con una camiseta. Controlaba mis movimientos y me indicaba cada cosa que queria de mi. Hasta que me dejó cabalgar sobre su pene y yo me movia sin control mientras clavaba mis uñas en sus brazos. Luego me levante y me puse en 4. El sin preguntarlo unto de mis fluidos en el culo y me clavó su verga con toda, se movia queriendo partirme el culo y disfrutaba tener mis nalgas paraditas entre sus manos, yo me tocaba mis tetas mientras masturbaba a mi vagina dilatada que se seguia contrayendo tras cada orgasmo. Se vino en mi boca y me dijo ” tomatela que esto es lo que quieres”. Me pasé toda su leche. Al dia siguiente repetimos y ya me ardia. desde entonces nos seguimos viendo y cada dia el sexo es mejor.