0 Comments

Es curioso saber lo caliente que te puedes poner y empezar a viajar dentro de tu mente y empezar a nadar en el éxtasis de tu placer.

Cumplir mis fantasías sexuales es tan placentero e imaginarlo es mucho mejor. Comienzo a imaginar en mi mente cualquier tipo de situación sexual, donde ambos estamos drogados en nuestro propio placer, imagino felaciones, dominio, gemidos y penetraciones fuertes e intensas. Comienzo a bajar mi mano hasta mi miembro, me muerdo el labio, salivando y humedeciéndolo a la vez, tomo mi miembro y empiezo a seducirlo y tocarlo suavemente y después comienzo a hacerlo un poco más rápido y con una firmeza que es tan dura como mi pene. Las imágenes en mi cabeza empiezan a invadir todo mi cuerpo y como tal empieza a reaccionar, me muerdo el labio, me muevo por la cama y empiezo a jalar mi pene. Todo lo que imagino es penetrando a una especial y dulce mujer, imagino sus labios carnosos cuando se los muerde y empieza gemir al mismo tiempo cuando de repente ella se da cuenta que empieza a moverse automáticamente estrellando su culo contra mi pene, imagino como baja y empieza a chupármelo mientras por atrás alguien más comienza a penetrarla a ella. Todo esto pensado en cumplir fantasías de ella. Pero de repente una imagen disruptiva se atraviesa en mi mente, soy yo con lencería femenina puesta color negro, o quizá con una tanga. Soy yo imaginándome en 4 mientras esa mujer comienza a besar todo mi cuerpo y a acariciarme por cada rincón de mi ser, empieza a tocarme, a jalarmelo , finalmente sus dedos de seda comienza a ir más por mi entrepierna hasta comenzar a acariciar mi ano. Es una habitación obscura pero yo puedo observar el brillo de sus ojos y el relucir de su cabello, Comienza a chupármelo, a hacerme un beso negro mientras su mano llena de lubricante comienza jalarme el pene, yo comienzo a lanzar pequeños gemidos y ella empieza a introducir su dedo lentamente. Me da nalgadas y me sujeta por el pelo, me amarra y después se coloca un arnés con un consolador vibrador. Lo lubrica abundantemente y yo de repente lanzo un gemido grande y potente tanto que hasta ella pudo experimentar orgasmo.

Empezó a darme por atrás, mi tanga estaba a un lado mio y ella no paraba de darme, hasta que después prendió el vibrador y se enfoco en mi próstata. Vaya diosa que ella era al conocer el punto máximo del hombre y hacerlo explotar al máximo. Ella me daba con tanta fuerza que finalmente eyacule. Ella baja y empieza chupar mi semen con tanta naturalizad que fue un orgasmo sensorial para ella y para mi uno visual al ver que lo estaba chupando.

 

Después de darle yo a ella con tanto placer y hacérselo duro como ella me lo pedía, ella volvió a mi me puso en 4 y me penetro.

Que experiencia.

Fantasías, producto de mi imaginación perversa.

Answered question