Desbordadas pasiones nos arrastraron por el torrente desmedido de los deseos no satisfechos, liberadas, por fin, las compuertas de la lujuria, tu cuerpo prisionero de mis manos, como todo mi cuerpo de las tuyas, invadiste mi cuerpo, yo el tuyo.

Nos comemos los labios y las pieles, tratando de saciar un frenético apetito, nos mordemos como fieras disputándose la presa común de nuestra carne.

Mi boca asediando tus pezones erguidos e incitantes….tu boca empeñada en dejar las marcas de tus labios en mi cuello y espaldas.

Mis manos te recorren, moldea los sinuosos contornos de tu cuerpo, se apoderan de tus nalgas, conquistan las riberas de tu sexo: una túrgida y enorme verga como la mía…..te contorneas, te defiendes rasgando sutilmente la piel de mis espaldas con tus uñas y que tanto me gusta, tratas de liberar tus pechos del invite de mi boca hambrienta, afrontas la lucha, cuerpo a cuerpo, tu rodilla abriéndose paso entre mis mulsos oprimiendo suavemente mis testículos aprisionando mi verga contra el vientre, igual haciendo yo con tu verga, unidas, aprisionadas entre sí para un disfrute tan intenso y un placer nunca ante vivido.

Me abalanzo sobre ti sin soltarte, apretando mi cuerpo contra el tuyo ya puestas de espaldas, mi verga busca entre tus glúteos la fuente del placer, la encuentra, presionando y jaleando ya estas totalmente dominada y sometida por el desbordado placer que nos invade.

Recobramos el aliento un instante, mirándonos a los ojos…los rostros cercanos y sudorosos….Siento arder en mi piel tu piel ardiente y palpitante, mis manos recorren tu cuerpo “ya eres mía” te susurro jadeante….” Ni se te ocurra moverte” te ordeno con dulzura y firmeza.

Deslizo mis manos, con suavidad, por la cara interior de tus antebrazos, de tus brazos extendidos, hasta llegar a tus axilas, que besos, que lamo.

Desciendo hasta tus pechos los amaso y estrujo con lasciva, pellizco tus pezones endurecidos, te escucho gemir mientras te estremeces. Mis manos sueltan tu cintura. Se apoderan nuevamente de tus hermosas nalgas, te elevan, te obligan a envolver con tus piernas mi cadera, mientras mi sexo roza con el tuyo y abriéndose paso entre tus nalgas por un mutuo deseo incontenible de  penetrarte.

Desbordadas las pasiones, sucumbes envarada por mi verga posesiva, te agitas de placer, danzas sobre mi sexo que se clava y se desclava entre tus nalgas, esclava del deseo desmedido que sacude tu cuerpo dominado por el mío hasta hacernos gritar por el delirio, por el éxtasis culminado y vertido en tu interior de mujer con verga, sometida y poseída, de mujer de verga  entregada y deseada, anhelando la reciprocidad  de ser poseído y sometido por ti, entregado a ti, deseado por ti envarado por tu verga posesiva en un volcán de pasiones y de placer sin límites, invirtiendo los roles por ser provista de una esplendida verga en lugar de la usual vagina!

Seré tu sumiso esclavo a tus pies, de tus hermosos y lindos pies tan eróticamente sensuales para satisfacer los mas ocultos placeres alcanzables solo por quien amamos y disfrutamos “lo diferente” lo único y exclusivo, por ser tan exigentes, originales y refinados