Era un lunes de calentura, m encontraba en casa de mi novio dispuesta a hacérselo d todas las formas. Fascinante era cuando el me  chupaba los senos y yo con mis piernas bien cerradas le permitía q se pudiera masturbar d la manera mas excitante. M pidió que se lo chupara y lo hize como queriendome tragar sus testículos, eso era mucha arrechera pero les cuento q hasta hay ibamos muy bien hasta q le dije: amor.colocate.el.condon.. Fueron 4 palabras que le cayeron como agua fría para que su pene se agachara, el se sintió avergonzado pero yo insistí en chuparselo mas, ya había tomado forma d nuevo y cuando quise pasarle el condón volvió y se agacho. Entendí q era algo psicológico y no m he interesado mas x exigirle protección..