0 Comments

Antes de casarme estuve con 48 mujeres diferentes, cada una fue una experiencia única, a continuación voy a relatar lo que pase antes de mi primera vez, espero les guste el relato y seguiré contando periódicamente cada 1 de las 48 experiencias.

Antes de mi primera vez

Durante el kinder y los primeros años de primaria pude besar a 2 compañeras de pico, realmente no significaron nada en mi vida, porque no hubo morbo o alguna excitación al hacerlo, solo paso como cualquier travesura de la edad, pero cuando llegue a los 9 años, comencé a juntarme más con mis primos mayores, que estaban en plena pubertad, platicaban sobre revistas pornográficas, o como se masturbaban y las experiencias que habían tenido con algunas chicas, esto despertó mi curiosidad por tocarme, por saber cómo se sentía tener una erección o eyacular y comencé a tocarme cuando me bañaba, me frotaba el pene y los testículos con abundante jabón, intentaba sentir algún tipo de placer y provocar la erección, hasta que después de algunos intentos fallidos, el gran día llego, mientras realizaba los masajes sobre mi pene comencé a sentir placer, se me puso muy duro, se veía enorme, las venas se marcaban, no deje de tocarme cerca de 40 minutos, sentía muy rico el tocarlo y frotarlo con jabón, esto provoco que todos los días durante el baño jugara con mi pene, lo llenaba de jabón y lo frotaba incontables veces, lo empuñaba con mi mano y lo recorría desde la punta hasta la base a diferentes velocidades, me encantaba admirar lo grande y grueso que se veía mi pene circuncidado, hasta que un día sentí una sensación diferente, era una gran sensibilidad que hacía que lo frotara de manera más delicada pero a la vez quería más y ahí llego mi primera eyaculación, comenzó a salir disparado un líquido blanco viscoso que cayó sobre las toallas, la pared, las botellas de shampoo, por todos lados según recuerdo, mi pene estaba tan rojo por tanta fricción y tan sensible que no permitía seguirlo tocando, mis piernas temblaban, la piel se me erizo, sentí una gran excitación y tuve que sentarme algunos minutos a reposar mi primera eyaculación y después limpiar mi reguero de semen, mi pene quedo muy sensible, no pude tocarme cerca de 3 días.

Disfrutaba mucho masturbarme y empecé a hacerlo todas las veces que se podía tanto en el baño como en mi recamara cuando mis papas no estaban o durante la madrugada, me  gustaba untarme sobre mi pene duro jabón, saliva o crema, imaginaba que alguna de mis compañeras de la primaria me lo tocaba o me lo lamia (llegue al punto de enseñárselo a una compañera pero salió corriendo), casi siempre eyaculaba en gran cantidad y por malas experiencias siempre tenía preparado papel, para cuando fuera a eyacular no ensuciara mi ropa, las sabanas o lo que estuviera cerca.

Mi primera novia formal llego a los 11 años, desde que había comenzado a masturbarme solo había logrado besar de pico a la chica más popular de la generación gracias a un juego y quería ir más allá, estaba lleno de inquietudes por tener ahora una experiencia con una mujer y ella me escogió a mí, era un año mayor que yo y no es que fuera fea la chica, pero a mí me gustaba una niña rubia de ojos color miel pero no me hacía caso y con tal de experimentar que se sentía un buen beso le dije que sí, ella fue mi maestra en cuanto a besarnos, besaba muy rico y era fácil seguirla, nos escondíamos bajo las escaleras del colegio para besarnos en los recreos, aún recuerdo como se me ponía bien dura cuando nos besábamos y cuando nuestras lenguas se tocaban, ella podía sentir mi erección mientras nos besábamos y solo se sonrojaba y me decía que le gustaba sentirlo, nuestra relación no fue más allá de 6 meses porque termino la primaria y cambie de colegio.

En el colegio nuevo las autoridades eran más estrictas en cuanto a la convivencia de los niños con las niñas, por lo que las niñas eran más reservadas, solo había coqueteos y algunos picos con las compañeras, me encantaba espiar bajo las escaleras del colegio las bragas de las niñas, me masturbaba cada noche pensando en la cantidad de bragas que había visto durante el día, durante el segundo año conocí a mi primer gran amor Vanessa, era un año menor que yo, duramos poco más de 1 año, era blanca, pelinegra, tetas firmes medianas, con la falda del colegio se le veía un gran culo, era muy delgada y hacia ballet por lo que sus piernas eran grandes y tonificadas, me regalaba fotos en traje de baño y le gustaba que le contara como me masturbaba viendo sus fotos, algún día le regrese una foto llena de semen, le encanto el detalle, me dijo que se masturbaba oliendo su foto, saliendo del colegio nos escapábamos para besarnos, le gustaba que le mordiera fuertemente los labios cada que nos besábamos, a mí me encantaba abrazarla por detrás y que sintiera como mi pene se ponía tan duro sobre su gran cola, fue con la primera chica que pensé en perder la virginidad,  pero solo llegamos a tocarnos por encima de la ropa y terminamos por lo celos excesivos por parte de ambos.

Decidí darme un tiempo sin pareja y buscar más encuentros casuales, me divertí más, conocí muchas chicas con las cuales solo llegue a besos y toqueteo por encima de la ropa sin compromiso, lo más excitante en aquel tiempo fue ser el amante de la hermana de una compañera de mi salón Giovanna, era 3 años más grande, nos veíamos a escondidas en los baños del colegio o en las fiestas y nos escapábamos de su novio, besaba increíble tenía una gran habilidad con la lengua la movía demasiado rápido lo que hacía imaginarme muchas cosas, le encantaba que le agarrara el culo cuando nos besábamos y me pedía que la nalgueara, fuera la primera chica en meter su mano y tocar mi pene, se me puso muy duro, sentía ganas de venirme en cuanto lo agarro, solo fue rápido porque su novio estaba muy cerca, más tarde me mando mensaje que le había gustado tocar mi verga y que quería chupármelo como se lo chupaba a su novio y que estaba mastubandose pensando en mí, se volvió una fantasía, platicábamos mucho sobre cuanto deseábamos estar el uno con el otro, pero era muy difícil por su novio tener tiempo a solas para hacer todo lo que platicábamos, por lo que no llegamos a más.

A pocos meses antes de entrar a la preparatoria un amigo me presento a su vecina, comenzamos a salir y empezamos una relación, era una chica de 1.60mts de caderas grandes, muy nalgona y muy tetona, era 2 años menor que yo, lo relevante de esta relación fue que varias veces dentro del cine llegue a tocarle las tetas, sus pezones se ponían muy duros cuando los frotaba, con ella casi pierdo la virginidad, esa vez me había invitado a comer a su casa, después de comer sus papas subieron a su habitación y nos quedamos solos en la sala, comenzamos a besarnos y le metí la mano a su sostén, sus tetas casi no cabían en el, las saquen y le quite la blusa, era la primera vez que veía unas tetas en vivo, tenía los pezones grandes y color café obscuro, sus areolas eran grandes, comencé a lamerle los pezones y ella comenzó a sobarme el pene, lo traía muy duro, tenía tantas ganas de sacármelo y venirme sobre sus tetas, comencé a sobar su vagina sobre su calzón, los 2 estábamos muy nerviosos pero a la vez muy excitados, de pronto escuchamos un sonido y paramos, por poco nos descubren sus papas, ella se moría de ganas por perder la virginidad conmigo pero no volvimos a tener más momentos a solas y la deje por una de sus amigas.

Su amiga Pamela era de mi edad y siempre me daba indirectas en cuanto a que le gustaba y que no era una niña como mi ex, incluso un día accidentalmente según ella, me mostro una foto en tanga en su celular, mi lado perverso se interesó en lo que me decía y por eso comenzamos una relación, era alta cabello castaño, piel blanca, tenía las nalgas más grandes que cualquier novia que tuve, no duramos más de 3 meses, entre a la preparatoria y casi no teníamos tiempo para vernos, realmente no pudimos tener una relación.

Entrar a la preparatoria fue un cambio drástico pase de estar vigilado por prefectos y maestros a tener la libertad de entrar a clases o no, esta nueva escuela era muy liberal, conocí muchísimas chicas, la más importante durante los primeros meses llego a ser mi novia, me marco ya que fue la primer chica que me masturbo y la primera chica que masturbe, lo hacíamos dentro de la escuela, cada día a la salida nos refugiamos en un salón abandonado, ella era muy delgada, tenía tetas pequeñas, sus pezones muy rosados y pequeños, su vagina era muy pequeña y poco peluda, me encantaba su vello púbico color castaño, su vagina siempre estaba húmeda, muy suave y caliente por dentro, me enseño a como le gustaba que la masturbara, iniciaba humedeciendo mis dedos con saliva y frotando su clítoris en círculos, después introducía 2 dedos, (las primeras veces solo le metía 1 dedo porque le dolía mucho cuando introducía 2) los metía y los sacaba, tocaba por dentro su textura de la vagina, me encantaba sentir como su vagina se contraía cada vez que se venía, sus gemidos en mi oído me excitaban mucho, sus gestos me encantaban, siempre que terminaba de tocarla, me desabrochaba mi pantalón y me metía la mano al bóxer comenzaba tocándome los testículos y continuaba masturbándome con sus manos, se escupía saliva para hacerlo, lo hacía en diferentes velocidades y mientras lo hacía me preguntaba si me gustaba, si lo disfrutaba, me encantaba llenarle de semen sus manos, pero nunca cogimos, era muy tímida en cuanto a eso y tampoco duramos mucho.

Llegue a masturbar a una chica que conocí en un bar, fue muy excitante por estar en público y fueron las mejores experiencias antes de entrar a mi clase de biología un día miércoles, cuando mi amiga Tamara me empezó a contar de su relación con su pareja, ella tenía 19 años y yo tan solo 15 años, me contó que su novio la había engañado y quería vengarse de la misma forma que si estaba dispuesto a coger con ella, por supuesto que le dije que sí, me pregunto si era virgen y le respondí que no, por temor a ser rechazo, me dijo saliendo de clase vamos? ………….

Answered question