0 Comments

Te preguntabas que tanto extraño hacerte el amor, pues quiero que leas mis recuerdos de la primera vez que te hice el amor. Un beso delicado me dabas mientras yo acariciaba tus mejillas, con la misma calides y suavidad baje besando tu cuello, cuando mi mano tocó tu estómago te erisaste y decidí seguir con cada beso en tu cuello bajaba un poco más corrí un poco tu bracier y roce tu peson puntudo y excitado con mis labios desabroche tu pantalón y al tiempo que besaba y mordía delicada mente tus pesones mi mano se movía suave en sima de tus tanguitas, con un leve gemido y la humedad en mis dedos sabía que era el momento para el siguiente paso, baje quitándote el pantalón y tus tanguitas mientras besaba tus piernas subi lento hasta quedar frente a tu vagina deliciosa con un par de besos en cada labio tu cuerpo se estremecía más y más metí mi lengua húmeda entre tus labios moviéndola ligeramente buscando ese punto que te excita tanto, un beso un poco fuerte para hacerte gritar cuando toque tu clitoris palpitante de placer luego de meterte un dedo mientras lamia tu clitoris mojabas más y más con el segundo dedo y tocando tu punto G tu cuerpo se retorcía de placer un movimiento rápido pero coordinado de lengua y dedos hicieron que se deslizara un líquido viscoso que a mi parecer lo compararía con la ambrosía de los dioses, un grito ahogado y tus piernas temblando me indicaban que era hora de penetrarte, con cada movimiento gemías y te mojabas luego de muchas poses te levante y coloque contra la pared al estar un poco helada arqueaste tu espalda dejando en una posición perfecta tus pechos para mi boca y como si leyeras mi mente levantaste la pierna izquierda enlazándola en mi cintura mientras que tus dedos lo acomodaban para penetrarte, hay se acabó lo suave, un beso lleno de pasión y con mi mano enredada en tu pelo te penetraba fuerte tu mordias mis labios y gemías más cuando clavaste tus uñas en mi espalda y tú boca en mi oído gritaste de placer y no pude contener eyacular dentro de ti al tiempo que tu te venías. Espero que te haya gustado y estas un poco excitada como yo al escribirte ese poema sexual, pero no hay mejor experiencia ni placer que se compare al venirte al tiempo con tu pareja. Te amo y extraño mucho tu cuerpo