0 Comments

Carlo, es el hombre de mi vida.

Me hace sentir la mujer más amada del mundo y la más puta, tenemos un buen equilibrio en nuestra relación.

A ambos nos gusta experimentar cosas nuevas y entre tantas .. decidimos coger en su carro, con los vidrios semi abiertos (por que amamos la sensación de sentirnos observados)

Bueno, recuerdo esa noche como nunca 😍, Carlo vino por mi , cuando subí al auto empezó tocando mi pierna suavecito y empezaba a sentir cosquillas en mi vagina , empezó a conducir , cosa que amo de el (que mientras conduzca vaya masajeando mi pierna), y bueno para encenderlo a el , le dije “Oye amor, mete tu mano en mi vagina”, lo hizo y se llevó la sorpresa que bajo mi mini falda no había ninguna tanga ni nada .. ese hombre se volvió loco 😍, ya quería detenerse en cualquier lugar para que cogieramos y ya.

Su verga se le notaba demasiado a través del pantalón😈😱, se la toqué y el seguía conduciendo..

Mientras se la tocaba , encontramos el lugar perfecto para coger .. recuerdo un lugar oscuro, ya eran tipo 9pm, pero como nos encanta esa sensación de sentirnos observados , decidimos quedar en un lugar con casas cerca.

Apagó el carro, dejamos un poco abiertos los vidrios y nos fuimos a los asientos traseros.

Estábamos bien calientes , le quite su ropa como loca y el me quitó la mía. Nos besamos, con esos besos de lengua tan excitantes , donde su lengua y la mía se juntan llenas de saliva, le cogí su lengua con mi boca (imaginando que era su pija), empecé a lamer todo su rostro, su cuello , le daba chuponcitos alrededor de su cuello y mientras pasaba eso, le metía mis dedos en su boca. Bajé , empecé a besar y lamer su abdomen , sus piernas hasta llegar a su pija. Esa verga se la mame como nunca, se la agarré y empecé a lamer de abajo hacia arriba , escupi la cabeza de su pene, volvía a bajar y me atoraba con sus huevos, se los escupi y lami más abajo de sus huevos. Ese hombre ya no aguantaba y me dijo “vente perra, dame ese culo de caballo” , escupió mis dedos y pase su saliva por mi ano y me senté en esa vergota. Me movía como que estaba montada en un caballo, quería que su verga deshiciera mi ano, el apretaba mis senos y yo seguía.. (pasaba gente y nosotros nunca paramos, más nos excitabamos).

Yo seguía moviéndome duró, brincandole en esa verga metida en mi ano, y sentia que me estaban dando ganas de cagar, se lo dije a el y me dijo que no parara. Seguimos dándole duro, me lleno de semen y al sacar su pene , salió toda la mierda de mi ano chorreando. Nos entendimos más y volvió a penetrarme, está vez nos salimos del carro, me apoyé en una puerta de espaldas y con el culo parado y así me penetró hasta que volvimos a acabar.

De mis mejores anécdotas,  Carlo.

Answered question