Disfrutando totalmente la paja

Soy un hombre, profesional, 52 años, buen aspecto, pijudo y linda cola. Estuve casado, tuve varias parejas a las que hice gozar, y la pasé rico con trans. Y me encanta pajearme. Y de todos los modos posibles. En esos momentos disfruto como me parezca, y me siento macho, trans, puto.
La paja significa rico sexo con uno y mirando quien quieras, del modo que quieras, las veces que quieras.
Explico un poco más: para coger libre y legalmente con otra persona, son necesarios una serie de rituales cansadores. Chocolatitos, flores, ositos, cenas, palabras tontas, escuchar estupideces, soportar caprichos.
En el caso de buscar alguna puta, se requiere dinero. Como mínimo, con alguna pende o trans linda con la cual revolcarse dos horas, cuatro mil pesos mensuales (200 dólares)
En cambio, pajearse es prácticamente gratis. Dirán que no es lo mismo, porque no hay intercambio, afecto, contacto de pieles. Primero, no estoy hablando de una relación afectiva, sino de placer. Y con respecto a sensaciones, además de los estímulos visuales, hay varias alternativas para sentir mejor que culeando, como por ejemplo consoladores, masturbadores, lencería, lubricantes, etc.
Contaré una de mis tantas experiencias pajeras.

Horas

Llevaba media hora mirando fotos y videos de Elsa Jean (recomendada) Es una preciosa actriz porno de 20 años, rubia de ojos verdes. Chiquita, flaquita (mide 1,60 y pesa 46 kilos, sus medidas son 82 / 60 / 79. Si es encantador admirar su carita de nena, enloquece ver su concha jugosa de grandes labios vaginales.
Además de que le encanta abrir su pancito depilado, entrega su orto dilatado y se atraganta con la leche. Me deleité mirando como se pajeaba.
Me saqué el pantalón y el boxer. Excitado con la masturbación de Elsa Jean, fui al sitio xvideos para buscar pendejas.

¡Es impresionante cómo están de zarpadas las nenas! Nada de sugerencias en corpiño y bombacha: ¡desnudas! Conchitas depiladas, culitos abiertos, haciendo y mostrando todo! Es imposible no calentarse viéndolas masturbarse, cogiendo con amigas o chicos. Sexys, hermosas, sucias, perras. Gimen, gritan, putean, piden pija, que les rompan el culo…

Mojadito…

Cogiendo con una hembrita, estoy un mínimo de una hora, por lo que les doy orgasmos seguros. Lo mismo con una trans.

Pero con paja, sin acabar, puedo estar seis horas.
Ese tiempo llevaba disfrutando lo que miraba, hasta que me puse a ver comics 3D de trans pendejas. Estaba mojadito. Fui a buscar alguna tanga. Tengo varias: de algodón, seda trucha, encaje, cola less, casi de todos los colores. Elegí tres y me puse una rosita, con voladitos.

Mi pija mide 18 cm, tronco de 4 y glande de 4.5.  Al ratito mojé la bombachita con los juguitos previos; coloqué la verga para arriba para juntar con los dedos los fluidos de la calentura y llevarlos a los labios y lengua.
¡Qué maravilla darme placer!
Agarré el aceite de bebé y me lubriqué los dedos, el tronco, las bolas, muslos, el culo, un poco en la entrada… Entonces llevé la polla hacia atrás, el glande hinchado rozando mi culo, cerré las piernas dejando el pene atrapado detrás. Estaba con la cola en pompa, la pija dura, me saqué fotos, imaginando ser lamido y cogido…
Al borde de acabar, detuve el ritmo. Necesitaba más…

Por atrás

Me levanté, con el pene apretado por la tanga y el hilito metido atrás. Caminé como si estuviera en un escenario de strip hasta la heladera. Busqué una zanahoria grandota. La lavé, cepillé y medí: 22 centímetros de largo y 4 de diámetro. La puse 30 segundos en el microondas y regresé a la silla frente a la compu.
Coloqué el vegetal que sería pinchila sobre el asiento, me hundí más la tanguita y me senté sobre la zanahoria, pero sin metérmela. Puse fotos y videos de travas lindas clavando sus pedazos en hoyos de tipos. Me salió mucho juguito de la verga así que me la saqué al costado y empecé a comérmelos… ¡Qué rico!
Entonces levanté mi cola, corrí el hilito y comencé a meterme la zanahoria… Entró linda, digamos que tengo el orto bien abierto, pero lo mismo apliqué más aceite… Me senté encima del pedazote, dejando que mi culo lo fuese recibiendo poco a poco, moviéndome en vaivenes, imaginando que me clavaba la pende trans pijuda que miraba en la PC.
Así estuve diez minutos, penetrado por el culo, disfrutando como puto, gimiendo sin control, con mi polla agitándose y soltando líquido preseminal. Sentí que la tenía toda adentro y dejé de tocarme, apenas moví la cadera, mordiéndome los labios viendo tetas con pijas… Qué placer!
No había largado la leche pero ya había tenido orgasmos, como puta.
Había llegado el momento de ver leche, como ví en los videos o como cuando estoy con trans. Me toqué un poco la pija y empecé a soltar lechazos al aire.
Con cada lechazo, mi ojete se contrajo sobre la zanahoria, dándome más placer, haciéndome gemir y putear como macho y puta…
Recogí el semen y me lo restregué por la cara y la boca, lo tragué…
Quedé empapado con mi leche, gozando…
Las acabadas quedaron sobre la silla. Me dormí un rato y empecé de nuevo.
¡Qué rico darme placer!

PD: Tengo la verga y mi ano dispuestos para compartir caricias, pajas y culeadas…