0 Comments

El inicio
Todo inició una tarde de esas en que no tienes nada que hacer, cabe mencionar que no soy adepto de utilizar la red social y si es que tengo un perfil fue por cuestiones de la universidad.
Al revisar mi perfil apareció su fotografía en esa sección de Personas qué tal vez conozcas (Ya que ella era amiga de mi mejor amigo), debo mencionar que mi teléfono era viejo y en ocasiones daba Likes o enviaba solicitudes de amistad por error. La cuestión es que le envíe solicitud accidentalmente; y cuál fue mi sorpresa, una noche me llego una notificación en messenger de que la chica y yo éramos amigos. A lo qué procedí a saludarla y al cabo de unos minutos ella respondió y sostuvimos una conversación de unos 15min aproximadamente.
Transcurrieron un par de días y seguimos charlando, hasta que un día en que casualmente los dos estábamos solos la invité a comer, fue un gran encuentro; charlamos por horas como si fuera un encuentro entre viejos conocidos.
Salimos un par de veces más y todo parecía ser una amistad más, de esas pasajeras; ya que elle debía regresar a otra ciudad a continuar con sus estudios. Un día durante las charlas habituales (que se habían convertido en charlas de Whatsapp), la charla se tornó un poco candente y sin más ni más le propuse tener sexo, ella no respondió nada y me dijo que lo pensaría. Seguimos charlando de otras cosas sin tocar el tema.
Una tarde de la nada me escribió y me dijo que aceptaba tener sexo; yo le dije que nos podíamos ver el fin de semana a lo que ella respondió que lo mejor sería vernos al día siguiente, ya que de lo contrario se podría arrepentir.
Acordamos vernos después de su jornada de trabajo, le pedí que no llevara ropa interior a lo que ella accedió. Llegada la hora del encuentro ella llegó un poco tarde y me confesó que estuvo a punto de ir, pero al final accedió y nos vimos como habíamos acordado.
Nos dirigimos al hotel en donde empecé a besarla y tocarla por encima de la ropa, la bese en la boca, en el cuello muestras mis manos tocaba mi sus senos y puvis. 
Ella está muy excitada lo pude ver por lo mojado de su leggins (al no llevar ropa interior esto ayudó a que su excitacion no se pudier ocultar), le quite la blusa y pude lamer sus pezones los cuales hacían notar que tan excitada estaba por la rigidez que presentaban; la recosté sobre la cama y bese su torso desnudó y fui bajando por su abdomen hasta llegar a su vientre, baje lentamente su leggins dejando a la vista un pubis lleno de vello un poco recortado, en cuanto se incorporó sobre la cama para quitarse las sandalias y quitarse los leggins; me desabotonó la camisa y ayudo a quitármela. Yo seguía besándola mientras mis dedos jugaban en su húmeda vagina, una vez más recorrí su cuerpo con mis besos bajando lentamente hasta llegar a sus muslos y sin más ni más me dispuse a hacerle sexo oral.
Debo mencionar que sus labios vaginales sobresalían de su vagina los cuales lamí y succione delicadamente por varios minutos e incluso los mordí un poco sin llegar a lastimarla. Ella gemía de placer y se retorcía con cada lengüetazo que le daba, succionaba y lamía su clitoris el cual resaltaba debido al grado de excitación que había alcanzado. Mis manos por momentos jugaban con sus senos y pezones y en ocasiones los metía en su muy mojada vagina; hasta que no pudo más y me pidió que la penetrara.
Sin más ni más le di un beso mientras me ponía el condon, para posteriormente penetrarla lentamente. En cuanto empecé a introducir mi miembro en su estrecha vagina (debo mencionar que yo era su segunda pareja sexual) ella soltó un gemido de placer. Estuvimos en posición de misionero al rededor de 15 placenteros minutos, por lo que le pregunte si quería intentar alguna otra posición a lo que ella respondió que si.
Ni tardo ni perezoso la puse en cuatro y la penetre de golpe y hasta el fondo, la vista era inmejorable ya que la chica tenía un bello trasero, las envestidas iban de rápidas a lentas y viceversa, por momentos hacia pequeñas pausad para besar sus espalda y hombros. Mientras más la penetraba mas gemía, la tomé por la cintura y empecé a penetrarla de a un ritmo constante; fue ahí cuando tuvo su primer orgasmo del día. Las piernas le empezaron a temblar y no paraba de gemir y decir que no, le pedí se recostara para que recuperara el aliento. Me confesó que nunca antes había sentido esa sensación.
Al paso de unos minutos empezamos la segunda ronda, la cual fue igual de placentera que la primera, lo hicimos en posición de misionero y una vez más en cuatro en la cual logramos terminar al mismo tiempo, lo cual fue muy placentero. Salimos del hotel después de 4 horas de buen sexo, fuimos a comer y la acompañe a tomar su transporte para que se fuera a su casa, nos despedimos con un beso y cada quien siguió su camino por ese día.
Cuando llego a su casa me escribió y me confesó que le había dado la follada de su vida; ese fue el primero de muchos encuentros.
Si está historia es de su agrado espero sus comentarios y con gusto podría compartir más historias.

Answered question