0 Comments

Les dejo otra historia que ayudara a estimular sus sentidos

 

Laura era una guía del museo central de su ciudad, tenia 25 años, pelo negro y muy liso, ojos grandes de un miel intenso,  piel clara, estatura promedio, delgada.

Era un nuevo día en la vida de Laura y como de costumbre su despertador sonó las 05:30. Se levanto de su cama y camino medio sonámbula hacia el baño; sentía algo extraño en su cuerpo que no podía identificar, sentía un calor placentero bajo su ropa a pesar de el frío de la mañana, mientras pudo abrió los grifos de su tina y calentó el agua, mientras poco a poco retiro su ropa, su pijama de seda, luego su sostén y por ultimo sus bragas que curiosamente ese día habían amanecido húmedas.

Poco a poco metió su pie en el agua mientras sentía que algo la recorría de abajo a arriba. Lo mismo sucedió con su otro pie, sentía mucho placer de hacerlo pese a que no le gustaba levantarse tan temprano, se quedo de pie en su bañera mientras dejo que agua que brotaba de la regadera cayera por su espalda mientras recordaba lo sucedido el día anterior mientras regresaba de su trabajo. Disfrutaba como el agua acariciaba su piel, recorría su espina dorsal y se deslizaba por sus firmes glúteos, quizo entonces ser tocada por alguien, volteo y dejo que su pecho que estaba tonificado fuese tocado por el agua, las gotas que caían chocaban con su pezones y estallaban con fuegos artificiales, ella imaginaba que eran besados con cada gota que caía sobre ellos, a decir verdad, ese día había despertado con un inusual deseo de sentirse acariciada, decido entonces sumergirse en el agua tibia de su bañera, procedió a sentarse mientras notaba como el agua tibia invadía su entrepierna y entraba en contacto con su vulva, lo disfrutaba, mientras pensaba en aquel hombre que le había sonreído en el metro, la noche anterior de camino a casa.

Continuo hundiendo su cuerpo en el agua mientras cada vello de su piel se erizaba, empezó a frotar el jabón con una esponja por su cuello para luego pasar a su pecho, toco sus pezones y percibió que mientras lo hacia estos se ponían duros y aumentaba la temperatura de su entrepierna a la vez que sentía un cosquilleo, le gustaba sentirlo y cada vez lo hizo con mas frecuencia, hasta el punto de sentirse muy húmeda y querer ser besada en sus genitales, pero para su desgracia, vivía sola y hacia meses no tenia ningún tipo de encuentro sexual con nadie.

Por tanto no tuvo otro opción que dejar volar su imaginación y hacer de sus manos instrumentos de placer, así que al ritmo que cogía su pecho comenzó a frotar su monte de venus en forma circular, mientras su clítoris aumentaba de tamaño y conforme crecía se volvía más sensible, su mano dejo su pubis y marcho hacia su vulva, la toco por fuera suavemente, separo sus labios mayores y llego a su clítoris, lo froto de adelante a atrás mientras su vagina se humedecía y aumentaban sus ganas de ser penetrada.

Soltó su pecho y llevo su mano derecha hacia su vagina separo abrió su vulva con sus dedos indica y anular e introdujo suavemente su dedo corazón en su mojada vagina, lo empezó a mover adelante a atrás y luego en pequeños círculos, al mismo momento que frotaba su clítoris; Su respiración se aceleraba, empezando a jadear; Sentía que viajaba rumbo al espacio, cada vez lo hacia con mas rapidez y mas fuerza, hasta el punto sentir que tocaba las estrellas con su pecho, era como si viajara en un cometa a otra dimensión,  movía su mano derecha de adentro a afuera con mas energía, no soporto mas y su respiración se detuvo momentáneamente, mientras que de su garganta salio un sonoro gemido con el que culmino su sesión de placer, quedo exhausta por su faena y finalizo su baño en total calma.

 

picasydiamantes@yahoo.com.co

Asked question