Consejos de una sexóloga para ser excelente polvo.

Ilustración: Feelme.art

Empecé mi vida sexual a los 14 años, mi virginidad la perdí con Hebert, un moreno hermoso que en aquel entonces vivía al frente de mi apartamento. Con Hebert todo fue un acuerdo, “Enséname a tener sexo” fue la premisa con la que lo busqué.

Siempre he sido una mujer apasionada por el desarrollo y el estudio de la sexualidad humana, hoy a mis 25 años puedo presumir de saber algunas cosas que seguramente muchas personas no, me he leído una gran cantidad de libros y estudios, también he culeado como loca. Y en mi ejercicio profesional como psicóloga especializada en la sexología he notado que todos tienen sexo, pero pocos saben cómo hacerlo.

Aunque este articulo lo escribo pensando en el mejor desempeño sexual de los hombres, si eres mujer, te invito a que lo termines de leer, seguramente te va a estallar la cabeza todo lo que vas a leer a continuación.

Empecemos.

Preocúpate por el deseo de la mujer.

Antes de iniciar cualquier relación sexual, asegúrate de que ella se esté muriendo de ganas por ti. Tener sexo con alguien que te gustó y ya, es rico, tal vez le contemos a nuestras amigas lo rico que fue que nos la metieran y tal vez volvamos a repetir, pero sin la sensación de deseo abismal, la relación sexual no será tan significativa.

El deseo nace a través de la estimulación de los sentidos, debes preocuparte por proporcionar diferentes sensaciones al cerebro para que ella empiece a desearte sexualmente (Masters & Johnson, 1976). La rumba, por ejemplo, predispone sexualmente a la mujer con mayor facilidad por todo lo que sus sentidos procesan a nivel cerebral. Los roces mientras bailan estimula el tacto, la música y lo que se les dices estimula el oído, el perfume y el sudor estimula el olfato, los besos y lo que se estén tomando estimula el gusto, las luces y la reluciente apariencia de quien le coquetea estimula la vista.

Siempre debes preocuparte por ofrecerle a los sentidos de la mujer diferentes formas de estimulación, claro, estimulación que te involucre, para hacer que su cerebro programe una respuesta neuropsicológica hacia el deseo por ti (Masters & Johnson, 1976).

No puede haber penetración sin que ella esté completamente lubricada.

No se alcanzan a imaginar la cantidad de problemas psicológicos a nivel sexual que causa el afán del hombre por mertenosla. El bajo deseo sexual, el dolor durante la penetración, la inexistencia del orgasmo durante la relación sexual e incluso las ganas de un segundo round tienen su origen acá.

Se han preguntado alguna vez ¿Por qué para la mujer es tan importante el condenado “pre” (Estimulación sexual previa al coito)? Es porque a través de este periodo preparamos nuestro cuerpito para la penetración, a este periodo en psicología sexual se le conoce como “Etapa o fase de excitación”, pueden buscarla en cualquier libro serio de sexualidad, si les interesa conocer más.

Para que el cuerpo de la mujer esté totalmente preparado para la penetración debe existir a nivel cerebral la presencia de los siguientes neurotransmisores y hormonas: Acetilcolina, péptido intestinal vasoactivo (PIV), norepinefrina, prostaglandinas, estrógenos, no adrenérgicos, no colinérgicos, óxido nítrico y GMPc (Mas, 2007). Para lograr la presencia de toda la locura que acabaron de leer necesitamos la estimulación de zonas erógenas, sentidos y genitalidad en la mujer.

El hombre debe ejecutar cuanta práctica se le ocurra que no incluya penetración, pondré ejemplos para los que son poco creativos: sexo oral, estimulación de pezones, besos en el cuello, masaje de clítoris, masaje en el cuerpo, etc.

Ojo a esto chicos, jamás, nunca, never in the life, inoiz ez bizitzan, jamais de la vie, nunca na vida, lo metas si ella no está completamente lubricada; si lo metes a la fuerza y lleno de afán, ansiedad, te le cagaste la vida sexual a esa mujer.

Siempre busca darle un orgasmo.

El orgasmo es tal vez para el hombre la cosa más difícil de conseguir en una mujer. Y en esta parte debo ser clara, gran parte de la aparición o ausencia del orgasmo depende mucho de la exploración sexual que la mujer haya ejecutado con ella misma a lo largo de su desarrollo sexual.

Sin embargo, todo hombre debe saber que es de suma importancia propiciar diferentes cosas para que si el orgasmo no se presenta, ya no sea culpa de él.

A nivel de neurotransmisores y hormonas, la mujer debe producir: Noradrenalina, acetilcolina y péptidos opioides (Mas, 2007) <<Apréndaselos para que utilice esta información cuando quiera sorprender a una mujer que poco conozca sobre su sexualidad>>. Para lograr la aparición de estos, el hombre siempre debe estimular la genitalidad de la mujer de tal forma que ella logre: que el útero se eleve y se contraiga, que la musculatura del suelo pélvico se contraiga y que haya presencia de contracciones vaginales.

Nunca se olvide de estimular, el clítoris, el punto g, el punto a y el punto u. Búsquelos en internet, ¡no puedo hacer todo por ustedes muchachos!

El orgasmo en la mujer se caracteriza por dos elementos diferenciados: las contracciones musculares y la sensación subjetiva de placer. Las expresiones pueden variar desde un clímax, hasta manifestaciones más sutiles como un suspiro o una leve relajación. La mujer presenta una serie de contracciones en la parte más externa de la vagina y tiene sensaciones placenteras. Eso que los hombres sienten como una maquina succionadora, es un orgasmo femenino.

Deje que el cuerpo de la mujer vuelva a su estado natural con un simple “arrunchis”.

¿Aún no entiendes por qué la mujer necesita el famoso “arrunchis” después del sexo? Pues el arrunchis hace que el cuerpo de la mujer no se sienta tan extraño en “fase de resolución”, ese periodo de recuperación después del orgasmo o la finalización de la relación sexual. En este periodo la mujer experimenta una gran variedad de cambios, entre ellos:

  • La vagina regresa a su estado, desaparece la plataforma.
  • Los labios mayores recuperan su tamaño y color habitual.
  • Los labios menores recuperan su forma y tamaño normal.
  • El cervix y útero regresan a su posición normal.
  • Las mamas sufren una regresión de tamaño.
  • Los pezones anulan la erección.
  • El rubor sexual desaparece.
  • La frecuencia Cardíaca, la frecuencia Respiratoria y la tensión arterial se normalizan.
  • La tensión neuromuscular experimenta una sensación de relajación.
  • La agudeza visual y auditiva vuelven a la normalidad.

La mujer necesita calor y estabilidad psicológica para que su fase de resolución sea óptima.

Si el hombre aprende a aplicar estos consejos y entiende la importancia de una sexualidad bien practicada, así él se mueva extraño la mujer lo va a disfrutar, va a querer repetir y lo va a referenciar. Nosotras no necesitamos de las superficialidades impuestas por la sociedad para obtener orgasmos, por más larga o gruesa que tenga la verga un hombre, por más lindo que físicamente aparente ser, por más músculos que tenga, por más dinero o por más parla, el rendimiento sexual nunca será optimo si no aprenden a conocer cómo se comporta el cuerpo de la mujer.

Ámenme por compartirles estos pequeños consejos y separen consulta psicológica conmigo si les interesa conocer más sobre su sexualidad, solucionar problemas en pareja o darle finalidad a problemas con la respuesta sexual: eyaculación precoz, impotencia, anorgasmia, dolor durante el sexo, etc. Aparte su cita a través de wp: +57 3167432132. Si esta fuera de Colombia no se preocupe, también se ofrece consulta virtual.

Recuerden también que en este blog hay una sección de confesiones sexuales en donde usted puede confesar sus perversiones sin ser juzgado o reconocido, porque ajam, todo es en el anonimato. Entra acá para leer y publicar la tuya.

Y síganme en redes sociales para más educación sexual.

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

Referencias:

Masters, W. H., & Johnson, V. E. (1976). Respuesta sexual humana. Inter-médica.

Mas, M. (2007). Fisiología de la respuesta sexual femenina: actualización. Revista Internacional de Andrología, 5(1), 11-21.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.