Los 5 mejores relatos que he recibido [Febrero].

PROFESIÓN Y DESEO

Por: Carlos Ballesteros. Facebook: /charliemuñoz

Estoy con una mujer hermosísima, tumbada boca arriba, siente el deslizamiento de mis dedos por su abdomen y como estos se mueven  hacia las caderas. De repente, apretó mis manos contra ella y alzo su cadera hacia mí. Mis manos sujetan su culo con firmeza, mientras su sexo esta justo en mis labios. Se mueve arriba y abajo y mi lengua recorre todos los centímetros de sus sonrosados labios. Le gusta y me lo hace saber empujando aun más su deliciosa esencia ante mi boca. Vuelvo a dejarla reposar en el suelo y esta vez colocándome de lado, la voy abriendo las piernas poco a poco, se deja llevar. Mi mano baja suavemente por toda su ingle, respira profundamente hasta que mi mano vuelve a tocar, a sentir su calor, a masajear su sexualidad. No habla, pero siente, con cada movimiento y respiración me indica lo que debo hacer. Introduzco un dedo en su interior, y repito con otro. Los dos se deslizan hacia delate y atrás con sutileza, mientras el pulgar continua trabajando en el clítoris. La respiración se vuelve más intensa  sus movimientos más acelerados. Le gusta.

Se ha colocado boca abajo por que se lo he pedido. Ahora veo su perfecta espalda que se pierda en un culo bien apretado y que continua con unas piernas increíblemente largas. Acaricio su espalda y a ella se la eriza el bello, con su mano comienza a acariciar mi erección y se siente muy bien. Llevaba mucho tiempo dura y agradezco el calor de su mano y sus dedos acariciando el glande. Mis manos también se pierden por sus muslos hasta que llegan a jugar, de nuevo, con su sexo. Separa las piernas suavemente y sus labios se abren mostrando su humedad, su esencia. Mis dedos vuelven a entrar, pero esta vez son tres, su mano cada vez agarra con más fuerza mi erección, sin hablarme me pide que la penetre. Me coloco detrás de ella y restregó mi erección por todo su sexo, ella se mueve buscando introducírsela, y lo consigue. Mi polla se hunde dentro de su coño y los dos lanzamos un gemido al viento. Nos gusta. Con mis manos abro su culo para ver como mi polla entra y sale de su interior mientras ella sube y baja con esmero sus caderas, la quiere más profunda. Lo hago. Tan profundo la introduzco que incluso he tocado algo que ni sabía que existía. Mis manos siguen abriendo su culo y su ano me llama la atención. Lubrico mi dedo y acaricio en círculos su ano, empieza a ceder, apretó con mi dedo hacia dentro suavemente y se hunde dentro de ella. Ella se mueve más rápido, y yo la envisto con más fuerza con mi polla sin dejar de estimular su ano. Los gritos cada vez son más claros, no aguantare mucho más. Noto como toda mi esencia se acumula para ser soltada en un instante, sigo penetrándola cada vez más fuerte, más, más, más… Saco mi polla de su interior y todo mi ser queda resbalando por su espalda. Agonizantes los dos, nos miramos, sonreímos, y ella me dice…

Suena el timbre y todas se ponen en pie.

  • ¡Se acabo la clase de Pilates!- digo en un momento.

  • ¡Muchas gracias profe!- dicen todas las alumnas al unisonó.

Acabamos con un aplauso y nos despedimos hasta el próximo día.

Me encanta tener sexo con mi exnovio

Por:  Irene Benavides López. Twitter: @IreneDays . Facebook: /nanyyootatatoo

Apenas había pasado una semana desde que termine con mi novio cuando nos volvimos a ver para tener sexo, no tenía mucho tiempo de haberme iniciado en la vida sexual activa con chicos, lo que sí debo admitir es que lo disfrutaba mucho, a pesar de no haber encontrado aún la forma de tener un sinfín de orgasmos  como cuando estoy a solas masturbándome; es en ese preciso momento cuando soy capaz de controlar el tiempo, el espacio y la intensidad del movimiento de mis manos al insertar mis dedos medio y anular en mi vagina, al mismo tiempo que mi otra mano estimula mi clítoris o mis pezones humedecidos con mi saliva. Sin embargo lo que más desearía es que un hombre por un momento tenga el control sobre mí, que me  tome entre sus brazos, desgarre mi ropa, me arroje sobre la cama, succione mis pezones y que en cuanto su miembro este duro y grande lo frote un poco en mi vulva y lo meta con fuerza en mi vagina y me haga gemir de placer. No sé cómo decírselo a mi exnovio, con el que puedo coger las veces que me plazca en un día y en distintas posiciones: esa ya bien conocida como el perrito en la cual yo muevo mi culo al frente y atrás mientras él mete su pene con tanta fuerza en mi vagina que me duele y al mismo tiempo me gusta o mientras él esta acostado me coloco encima de él de espaldas para ser penetrada mientras me muevo arriba y abajo mostrando todo para deleite de sus ojos. Es con él con quien pude practicar mi primer oral, después de que el me lo estuvo pidiendo más de dos meses y de estar viendo vídeos de cómo hacer un buen oral a un hombre, disfrute como nunca meter su pene erecto y grueso en mi boca, succionarlo, lamerlo y mover mi lengua en forma de espiral, besar la punta con mis labios, pasar mi lengua a lo largo de su pene por la parte inferior hasta que se viniera en mi cara, que mejor forma de terminar ese día con mi exnovio que jugando videojuegos, tendidos en el piso de su habitación desnudos sobre una cobija hasta que el día se empezara a convertir en noche por el paso de la tarde.

Delicioso Café

Por: Daniela Muñoz

Tu tocando cada parte de mi cuerpo, buscando elevar mi temperatura hasta la excitación más salvaje. Yo busco orientar tus manos en lo más sensible de mi locura, sentir tu calor y la humedad de tus dedos, recorres cada centímetro de mi vientre como si fuera de seda, mientras que la yema de tus dedos arde y provocan los deseos más perversos; quiero besarte, pero adoro sentirte entre mis piernas, tus pilares favoritos, los marcos preferidos; una excelente fotografía.

Las copas van logrando su objetivo, te vuelves salvaje y deseas tenerme, no importa el motivo o la circunstancia, los mordiscos son cada vez más fuertes y mi cintura no puede sostenerse firme ante tus labios, tus manos agarran firmemente mi cadera y el corazón se paraliza en los suspiros de placer. Ser tuya y tú por siempre mío, por horas o minutos, no importa cuánto dure este deseo si es tan intenso para paralizar el corazón, esa sensación de morir de placer en tu brazos, hace que el alma desee lo imposible.

Tu espalda tan perfecta, tus piernas entre las mías, mis manos sobre tus hombros aferrándose a tu pasión que inunda la habitación, no deseo parar, no quiero que te detengas, deseo disfrutar el momento, hacerte parte de mí, tenerte tan dentro de mi ser como lo físico y la mente puedan permitir, se acerca el final y tus suspiros se entrecortan, cada vez más rápido, más intenso, más fuerte, trato de decirte que me gusta, que no te detengas y mi vos se pierde entre mis gemidos; te detienes y recorro tu espalda con mis dedos, tus piernas con las mías y entre suspiros cortos muerdo tus hombros, porque ya no puedo más, mi cuerpo va a colapsar, mis manos y piernas tiemblan, aún me agarras con firmeza, no logro cerrar mis labios, mucho menos logro estabilizar mi respiración, siento un cosquilleo por todo mi cuerpo, siento morir de placer.

Logro recordar este momento mientras disfruto de un café en la oficina, aun no se apagan todas las luces y la humedad en mí  ya es visible, estoy aquí con el corazón a mil, con la respiración agitada, deseando tenerte.

Era una noche de verano, mas precisamente un miércoles.

Por: Juan Sebastián Jaramillo Sanchez

Andrea y yo habíamos salido a tomar unas cervezas y pasar un rato agradable, cuando llegamos a casa decidimos no entrar y tomar una ultima cerveza, escuchando música de la radio del auto, era casi media noche, a la mitad de la cerveza comenzamos a besarnos apasionadamente sin saber a donde nos llevaría ese beso. Ella llevaba puesta una falda larga y una blusa ceñida al cuerpo, estábamos solos aunque de vez en cuanto pasaba algún auto o algún peatón, ella estaba parada al lado del auto con la puerta abierta y yo frente a ella, después de unos minutos de estar besándonos apasionadamente, comencé a acaricias su culo, que por cierto es bien grande, lo que hizo que ella se excitara mas de lo que el beso había causado.
Ella levanto su pierna izquierda apoyándola sobre la silla del auto, lo que permitió que mi cuerpo pudiera acercase mas al de ella, seguimos besándonos mientras yo apretaba su culo y ella me acercaba hacia su cuerpo con fuerza.Comenzamos a rozar nuestros cuerpos con gran deseo y yo comencé a acariciar su pierna intentando subir su falta, cosa que no fue muy difícil. Después de unos segundos logre llevar mi mano hacia su ropa interior y poder acariciar su vagina, se sentía caliente y sus tangas se sentían húmedas, lo que hizo que mis ganas de hacer el amor aumentaran, comencé a frotar su vagina encima de sus tangas, utilizando toda mi mano durante algún momento hasta que sentí que ya estaban bastante húmedas, por lo que decido meter mis dedos en su vagina corriendo sus tangas hacia un lado.
Uffffffff tenia la vagina realmente húmeda y muy caliente.
Comencé a meter un solo dedo con movimientos suaves para que su excitación subiera al máximo, después de unos segundos lo hice con dos dedos y no podía creer que tan mojada estaba.Ella mientras tanto acariciaba mi pene por encima del jean, lo tenia realmente parado y con ganas de explotar.Pero me rondaba una pregunta? Estamos en la calle como lo haríamos? Mientras yo pensaba eso andrea comienza a desabotonar mi jean y comienza a acariciar mi pene, fue como haber salido de una prision, sentí una libertad increíble. No habíamos dejado de besarnos ni un segundo, no sabíamos si alguien nos había visto o cuantas personas habían pasado al lado nuestro, en ese momento solo eramos ella y yo. De repente ella levanta un poco mas su falta y comienza a acariciar su vagina con mi pene.
Que sensación!!!!!!!
Eso solo duro unos segundos por que inmediatamente comencé a penetrarla de manera suave y sin movimientos bruscos para no levantar sospecha por si alguien podía vernos. Estábamos a pocos metros de nuestro hogar pero la situación de ser descubiertos y la adrenalina que produce eran un excelente afrodisíaco para ese momento.
Nos besábamos sin parar, mientras mis manos apretaban su culo para permitir penetrarla suavemente, una y otra vez. En cuestión de minutos aceleramos los movimientos, nuestra respiración subió al máximo y el corazón estaba a punto de estallar, en ese momento ella mordió mi hombro y yo me apoye sobre el suyo.
Llegamos juntos a un orgasmo increíble y al mismo tiempo. Aunque fue un rapidin como se dice fue algo mágico por la sensación de hacer el amor en la calle y ser descubiertos por cualquier persona.
Ella acomodo su tanga y bajo su falda mientras yo acomodaba mi pantalón. A partir de ese momento todo fue risas de picardia y emoción.
Terminamos nuestra cerveza y entramos a casa realmente satisfechos de haber tenido un gran encuentro fuera de lo común.

Por:  Astrid Nadin. Facebook: /astridnadin

Hoy todo es tan fácil… nos dejamos llevar, decir lo que sentimos es mucho mas simple. Y yo ese día sentía calor entre mis piernas, mis pezones ardían por que me los mordiera… y se lo dije, se lo escribí: veni urgente! Apenas entro la puerta de casa nos devoramos, debajo de nuestras ropas todo quemaba asi que nos la sacamos. Extrañaba su pene duro  y caliente en mi boca, sus dedos atrevidos entre mis piernas… mas y mas besos. Solo podía ya pedirle que me cogiera duro como solo él lo sabe hacer. Sentirlo gemir y no poder aguantarse gritar cuando me acaba toda me vuelve loca! Pero más lo hace tener que hacerlo a escondidas…shhh…

 

No olviden que todos los meses publico los mejores 5 relatos del mes. Por favor, si quieres que sea publicado, envíalo a acostalincy00@gmail.com con asunto: Relato.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.