¡Queremos hombres que sepan lamerla!

Y no que laman por solo lamer, queremos lenguas expertas. La exigencia nace tras la gran fila de mujeres que se quejan porque no sienten nada cuando les practican sexo oral o dicen que simplemente no les gusta, normalmente aborrecen la practica porque las lastiman, sienten mucha cosquilla, han recibido malos comentarios por el olor, el color e incluso por el tamaño de sus labios. Y saben, a veces no los culpo, también hay muchas mujeres quejándose por el tamaño y el ancho de sus penes, cómo si la satisfacción sexual solo dependiera de ello.

He escuchado muchas historias de mujeres infieles, su pareja no se las lame como debería. Se sienten insatisfechas y buscan hombres que sepan disfrutar de sus jugos, que sepan disfrutar de su olor, de su color, que les laman toda la vagina, que metan su lengua por todos los huequitos, hombres que dejen de tratar el clítoris como una pelota de boxeo. ¡Lo sé, lo sé! Estoy siendo un poco cruel, pero es que ellos también nos exigen meter su pene hasta la mitad de nuestra garganta; luchamos contra las náuseas, la sumisión de nuestras cabezas y la sensación extraña de la eyaculación en nuestra boca, ¡ok!, lo último muchas lo disfrutan, pero hay que decir que no todos se alimentan bien. (Pd: Usen preservativo).

A veces pienso que el hecho de que ellos no sepan practicar sexo oral, es nuestra culpa. Son pocas las mujeres que nos conocemos y sabemos exactamente qué es lo que disfrutamos. No podemos esperar un excelente sexo oral si no decimos exactamente lo que nos gusta, lo que queremos; partamos del hecho de entender que ellos no son adivinos.

Sin embargo, también soy bastante crítica, ellos no se han interesado por conocer el funcionamiento  y la anatomía de la vagina: <Una vez estuve con un chico que solo me besaba la vulva, ¡lo dejé hacerlo!, no tenía la madurez y la experticia suficiente para decirle que así no se hacía, estaba desesperada y cuando por fin termino, me dijo que lo que más disfrutaba del sexo oral era “como se enterraban los vellos recién cortados en su lengua”, ¡pobre chico!, estoy segura de que él no sabía dónde se ubicaba el clítoris>

Pensando en todas esas inconformidades, traigo para ustedes un par de recomendaciones, sugerencias y consejos muy útiles:

  • La vagina no se chupa, se lame. Si quieren chupar, que se compren un chupo, succionar la vagina es muy mala idea, hace poco conocí la historia de una joven a quien su novio le chupo con mucha fuerza la vagina, fue tal la fuerza, que le inflamo el labio menor y ella no pudo caminar por tres días, estuvo en urgencias y duró hospitalizada un día.
  • Saber lamer el clítoris es indispensable. Es bastante sensible, más o igual de sensible que la punta del pene, estimularlo fuerte o brusco termina siendo doloroso o incómodo y si lo hace muy suave, termina proporcionando cosquillas. ¿Han notado como ellas retiran la cabeza de los hombres con fuerza cuando les practican sexo oral? Ellos muy emocionados no se retiran y ella termina por retirar la pelvis, ¡EY, SUPERMAN! La estas lastimando, lo último que estás haciendo es proporcionarle placer. Aprende a estimular el clítoris ¡Aquí!
  • Pasa la lengua por toda la vagina y no olvides besarla. Existen hombres que solo abren la vagina y se dedican a lamer el clítoris. ¡Es rico, pero no es suficiente! Recorran la vagina, deléitense con su sabor, eso lo disfrutamos muchísimo las mujeres.
  • Introduce los dedos cuando ella esté bien lubricada, el sexo oral mientras nos masturban es casi sentir el cielo. Usar los dedos índices y corazón está perfecto, aunque algunas mujeres prefieren el uso de tres dedos. Muevan los dedos permaneciendo en la vagina, encojan y estiren los dedos, si los sacan e introducen descontroladamente, rasguñan y cortan la lubricación.
  • Mantengan un buen ritmo. El ritmo es muy importante, ella no alcanzará el orgasmo si el ritmo es intermitente. Lo ideal es empezar lento y terminar rápido.
  • Encuentren una posición cómoda. Y no solo cómoda para quien recibe el sexo oral, sino también para quien lo practica. Tener un orgasmo necesita de concentración y estimulación, no cambies de posición. Recomiendo en cuatro, el 69, parada de manos y sentada en la cara.
  • Si ella no está muy lubricada y no dispones de lubricantes, escúpala. No lo haga de forma devastadora, agresiva o asquerosa.

Y si quieres leer mas artículos sexuales, chequea mis redes:

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

You Might Also Like