Tutorial ¿Cómo provocar un squirt?

Toda mujer sueña con disfrutar de él algún día, algunas requieren de entrenamiento previo, mientras otras, simplemente lo experimentan al azar durante cualquier relación sexual. Se conoce científicamente el origen del squirt (eyaculación femenina) desde el año 2001, más exactamente cuándo se conoció de forma coloquial el nombre de próstata femenina, también conocida por la mayoría como punto G. La próstata femenina, afirman varios médicos experimentales y sexólogos, es la terminación del clítoris dentro de la cavidad vaginal; el clítoris, ese pequeño cuerpo carnoso y eréctil situado en la parte más alta de la vulva, mide aproximadamente 8 cm y puede ser estimulado tanto por dentro como por fuera de la cavidad vaginal. Retomando un poco la literatura antigua, se conocían aproximadamente 8000 terminaciones nerviosas del clítoris, antes de la aparición y estudio del punto g, entonces ¿Cuantas terminaciones nerviosas ostenta el clítoris en realidad?, en realidad es mucho lo que falta por investigar sobre el tema, pero pueden imaginar ¿Cuánto placer está perdiendo una mujer por ignorancia?

Alrededor de la próstata femenina se encuentran las glándulas de Skene, capaces de producir el líquido eyaculatorio, contienen canales que transportan la eyaculación por medio de la uretra, es por tal razón, que la eyaculación femenina es confundida con la orina y la sensación de orinar.

A continuación, encontrara un paso a paso que ostenta las técnicas propuestas por Alice K. Ladas (Terapeuta sexual e investigadora); Annie Sprinkle (Actriz porno) y Deborah Sundahl (Gurú de la eyaculación y escritora) para la ejecución del squirt:

  1. Para iniciar se recomienda recostar la mujer en la cama, por comodidad y facilidad en la manipulación. Habrá bien las piernas y estimule el clítoris para llenarlo de sangre y poder palparlo por dentro de la cavidad vaginal, para esto, se recomienda el uso de lubricantes a base de agua, estos no alteran el PH vaginal.
  2. Introduce el dedo corazón, el dedo corazón y el índice o el dedo corazón y anular por la vagina, con la palma hacia arriba, es decir, con la palma hacia el ombligo, no sumerja completamente sus dedos, el Punto G está a escasos centímetros de profundidad, detrás del hueso púbico, para ser más exactos. (Se identifica el punto g cuando al mover los dedos hacia el frente, es posible apreciar un área acanalada, que al presionar, facilita la apreciación inmediata del hueso púbico y producir en ella con bastante intensidad, una sensación parecida a la de querer orinar).
  3. Debe hinchar el punto G, hasta volverle un poco más grande al tamaño de una almendra; esto lo consigues masajeándole, se recomienda mover los dedos de manera circular, presionándole un poco; dar toques rápidos, detenerse y empujar ligera y extensamente hacia arriba, pretendiendo tocar el hueso púbico. (Es posible experimentar el orgasmo sin eyacular durante este paso, pero es cuestión de ejercitar y entrenar el Punto G, paro poder lograrlo)
  4. Combine los movimientos anteriores con ejercicios Kegels, es decir, ella debe contraer de forma intermitente los músculos pubococcígeos o PC, músculos con los cuales se sostiene la orina; a esta práctica se le conoce como el beso de Singapur, técnica usada por las mujeres, para potencializar y prolongar por varios segundos más el orgasmo. El nervio pudendo interno femenino, responde a la sensación orgásmica, produciendo contracciones y ayudando a la producción de lubricación abundante.
  5. Continúe ahora, estimulando el Punto G con delicados frotes, presione y conforme ella se excite debe levantar las caderas presionando las nalgas. Siga y repite los movimientos, hasta obtener el squirt.
  6. Al terminar, retire los dedos o el dedo con rapidez de la cavidad vaginal y puje o pídale pujar, según sea el caso, sin dejar de contraer las nalgas y con la cadera elevada; presione el clítoris haciendo círculos con la mano, sobre los labios mayores que cubren el clítoris. Si la sensación inminente se escapa, repita hasta lograrlo, pues se necesita de absurda concentración.

Sentir es lo esencial, va a venir, va a llegar. Lo importante no es pensar, lo importante es sentir, entregarse a la sensación y dejarla fluir. No todas las mujeres eyaculan la primera vez que lo intentan, es cuestión de conocerse sexualmente y estimularse frecuentemente.

Pero, ¿Para qué sirve la eyaculación femenina? o ¿Por qué no simplemente conformarse con un orgasmo? Sencillo, además de por puro placer, de acuerdo al profesor de medicina patológica y forense de la Universidad de Bratislava, Milan Zaviacic, la próstata femenina tiene dos funciones concretas que vale la pena experimentar, siendo la primera “exocrina”, al manufacturar, almacenar y emitir el fluido eyaculatorio; y siendo la segunda “neuroendócrina”, al producir hormonas y serotonina. Es más, otros estudios de la Universidad de York en Toronto, afirman que su propósito es evolutivo: la uretra y la vagina comparten una pared virtual, el piso del canal uretral es el techo de la vagina, por lo tanto, la glucosa de la eyaculación es absorbida por la vagina, creando así, un ambiente de soporte para el esperma, la reproducción.

¿Necesitas ver un video para entenderlo aún mejor? Entra ya a este link: El mejor video sobre squirt en Internet.

Recuerda que si te gustan estos artículos, puedes seguirme en mis redes sociales:

Facebook: http://www.facebook.com/lincyacosta92

Twitter: http://www.twitter.com/LincyAcosta

Instagram: http://www.instagram.com/LincyAcosta

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.