0 comentarios

Ni siquiera me concentraba en el trabajo, su insistencia por mensajes, llamadas, me tenía perdida… un lugar aislado del mundo donde nadie podía abrir… qué no haría con él… ya no imaginaba escenas, tan sólo me dejaría llevar por él y su deseo por mí… en estos juegos sexuales ya no mides las consecuencias… así que acepto… él ya tiene todo un plan para que los dos entremos sin ser vistos… la hora de la comida de nuevo, fijamos una hora para él, una señal haría que me abriera la puerta… no puedo describir con palabras mi sentir porque es inexplicable… visto mi mejor lencería, aunque pienso que ni se percatará de ella, no querremos que nada nos estorbe… durante mi trayecto a su lugar me encuentro a personas, comparto saludos e intento disimular mi pánico, casi llego sin contratiempos… lo logramos, me abre y sólo ruego que nadie me haya visto entrar, pero ya no me importa…mientras se voltea para asegurar la puerta yo me siento en la mesa que está cerca, quiero que me tome ahí en esa posición, levanto mi falda y abro mis piernas, me ofrezco a él de la forma más cínica y ardiente, recargo mis brazos hacia atrás y él se da vuelta, nos miramos sin pudor, fíjamente, sonriendo de la forma más brutal, sabemos lo que sigue y nadie lo va a arruinar… camina a mí despacio, mientras el sonido de sus labios saboreando mi cuerpo no me disgusta, me excita… no me muevo pero él llega hasta a mí entre mis piernas, abre sus brazos y desliza sus manos desde mis rodillas, sutil…despacio… esta vez iniciamos tan despacio, deseamos todo pero tenemos tiempo y cada detalle de la seducción importa… me incorporo y le quitó la playera, quiero dejar de imaginar su cuerpo desnudo… es una belleza, recorro mis manos sobre su pecho firme, tenso, voluptuoso, sus brazos marcados, su abdomen… retener tanto fuego es demasiado excitante… llega hasta el filo de mi falda, la levanta hasta mi cintura… sin palabras, sólo nuestras miradas ardientes de deseo nos compartimos, me besa… y cumple su palabra… nuestros labios se tuercen de deseo, las lenguas bailan sin pudor, el sonido es vibrante… estoy más que preparada… mis fluidos no tienen límite…siento su firmeza tocando la entrada de mi vagina, me hace tensarme de placer … besa mi cuello… mientras lo hace inhalo tan fuerte su aroma, me prende más y más… susurra las más grotescas palabras… -estás tan deliciosa-, – voy a hundir mi verga en ti hasta el fondo-… yo le respondo con un apretón en su miembro duro -deseo tanto que lo hagas, penétrame tan fuerte como puedas, quiero sentirte todo dentro de mí-… se paraliza un momento, tal vez no lo esperaba… pero responde con un arrebato desmedido… casi me rompe la camisa de un tirón… chupa sin medida mis pezones, hunde su boca en mis no tan dotados pechos, pero ver que quiere devorarlos es tan ardiente, mis jadeos comienzan a delatarme… ya quiero tenerlo dentro… intento controlarme pero es demasiado, tapa mi boca… y eso me excita más pero no para, hace a un lado mi tanga y sumerge sus dedos, sabe como moverse por mis labios, mi clítoris… está desbordado pero su rudeza me encanta… ya no podemos aguantar… bajo su cierre con desesperación… ¡quiero sacarlo ya!… de todas formas ya no cabe en sus jeans… la posición no me permite quitarle la ropa, así que él lo hace con rapidez… me toma de las piernas y tira hacia él, casi estallo por la fuerza con que lo hace… la clava… de un solo movimiento hasta el fondo…ufffffff… no puedo… estallo… pero es apenas lo primero… recobro mi cabeza que estaba perdida en el orgasmo que acababa de experimentar, se mueve sin delicadeza, siento que va a partirme… y quiero más… él no inhibe su placer, resopla y gime en cada embestida…- voy a hacerte venir tantas veces, chiquita- … quita mi tanga con avidez, me toma con un brazo por la cintura y me carga casi azotándome contra la pared, así lo había soñado… llevándome sin esfuerzo para tomar cada parte de mí a su antojo… de pie me levanta aun más, a la altura de su cara para hundir su boca en mi vagina… siento que me vengo, no aguantaré mucho una vez más… chupa, succiona, lame…y yo sólo me retuerzo de placer… otra vez exploto, no hallo que hacer con mi cuerpo… mis brazos contra la pared casi rasguñándola… no puedo hacerlo en él, no debe haber evidencia…me toma otra vez, me baja y comienzo a deborarlo… su pene es tan delicioso, tira de mi cabello largo, me hunde y me mueve a su antojo, alzo mi vista para deleitar su placer, -traga mamacita, trágala toda que es tuya-, le sonrío con su verga en mi boca ¡me enloquece!… siento que va a terminar, pero se detiene y me levanta con su mano en mi barbilla, me voltea bruscamente…recargo mis brazos contra la pared, se prepara, juega con su verga en mi trasero… sabe que lo deseo y se contiene para desesperarme, para desearlo… -¡cógeme ahora, destrózame!-, le ruego… me toma por la cintura, abre mis nalgas, y me penetra…trato de ahogar mi gemido otra vez… él intenta aguantar, aún me sorprende que aguante su placer, pero quiero que se venga…quiero escuchar sus gemidos también…-vente chiquito, vente ahora-… mis palabras lo sucumben… me llena toda y estoy terminando también con él, aún duramos unas embestidas más, su firmeza y mi humedad se rehusan a terminar … sus manos sin control estrujan mi piel de su placer… a estas alturas dudo que no haya atravesado el ruido hacia afuera… no se cuanto ha pasado… pero recobro un poco la noción… estamos jadeando pero debemos terminar… ha sido abismal… aún al escribirlo vuelvo a mojarme… ambos nos vestimos… casi no dirigimos palabras… no hay mucho que decir… tenemos que salir a tiempo… ahora yo seré primero… y después de rato lo hará él… salgo y ohhhhhh!!!… persona de frente, un hombre… me colapso en mi interior, lo miro con indiferencia tratando de controlar mi asombro… no dirigimos palabra … camino pero pienso que ya valió todo… no lo reconozco pero sé que puede descubrir lo que ha pasado… no puedo advertirle a él, sólo espero que cuando salga no esté esa persona, o todo estará perdido…
Aun quedan varios minutos del descanso, necesito dejarme lo más natural posible… quitar cada fluido en mí que me ha inundado…
No sé si así tuvo que haber sucedido, pero todo pasó con él, nada cambió en nuestras vidas…después de aquello no volvimos a tener contacto íntimo…nuestros saludos se redujeron al típico beso en la mejilla, sólo quedaba esa complicidad de lo vivido y bien vivido, el mejor sexo de mi vida … mi primera vez multiorgásmica… me hizo vibrar, temblar de placer… a veces sueño con escuchar o leer su versión… sería muy excitante… no pasó mucho tiempo y lo despidieron… no hubo contacto… una despedida sutil… un recuerdo para siempre.

Pregunta respondida