0 comentarios

A partir de ese beso, aumentó su insistencia, la curiosidad de llegar a algo más aumentó en los dos, incluso a superar el miedo a ser cachados, volvía a pedirme que fuera a su lugar, el cual estaba semi expuesto a todo el personal, no era una oficina donde te encierras, por lo que el riesgo a ser descubiertos era muy alto… sin embargo, ahí estábamos dudando y fantaseando con nuestros deseos… me insiste tanto que comienzo a dudar, otra vez… pero mi miedo es inminente, no concibo la consecuencia de todo ello, aún me preguntaba si valía la pena… pero… él lo valía…
Ahora nuestro saludo cotidiano pasaba de un beso en la mejilla a un abrazo… un roce sutil de nuestros cuerpos y…. ufff su aroma… me derretía … con ganas de irme encima de él en ese instante…
En uno de esos días, en que piensas que todo sucederá normal, pasa algo… el personal necesita llevar ropa formal para un evento… él siempre viste de forma casual, tiene un puesto que se lo permite, pero ese día él va de traje, la mejor combinación para mi gusto, mi fantasía… traje negro, camisa blanca y corbata roja… uffffffff…. estoy en mi lugar, pero algo me hace voltear al pasillo, levanto la mirada y lo veo caminar hacia mi lugar, ¡¡no no no no, no puedo creer lo que veo!!, casi comienzo a ventilar de tal exquisitez ante mis ojos… mientras camina hacia mí me mira con morbo, con deseo… estoy sentada, pero mi silueta es sensual, la típica oficinista con traje de dama formal, falda ajustada a mis piernas dotadas y torneadas y un muy buen trasero, el largo de la falda lo suficiente para dejar ver por encima de la rodilla, pero lo justo para no caer en lo vulgar, camisa y zapatos de tacón y para mi buena suerte, el mejor traje que tenía, el mejor ajustado a mí, lo sabía y jugueteaba con ello, con quien me halagaba… Por fin llega a mi lugar, él me motiva y yo a él, me saluda como siempre pero esta vez antes de irse, se inclina hacia mí y me invita a su lugar, gran parte del personal no está en sus lugares, por lo que disminuye la posibilidad de ser descubiertos, no le contesto, pero me pide que lo piense… ¡no puede ser! Me siento tan sexy y segura de mí hoy, y él uffff mi sueño en vida… dudo, dudo y vuelvo a dudar, no puedo hacer otra cosa que pensar, mi corazón casi se me desborda… suena el teléfono, es él, me insiste, … su voz… no puedo más y acepto… voy temblando hacia su lugar, ¿qué pasará en esta ocasión?… llego y me señala que me acerque hacia él, pero hay un espacio en su lugar que aísla de lo expuesto, me pide que llegue hacia ahí primero y después él me sigue, enloquezco de miedo pero también de excitación… pero lo hago… me paro ahi sola y no puedo imaginar en ver su figura llegar a mí… casi se me doblan las piernas de la adrenalina, y sucede… lo veo acercarse… ya no hay más… estamos ahí, se muerde el labio de la forma más morbosa saboreándome, no duda… se dirige hacia mis labios mientras me rodea con sus brazos mi trasero, todo para él, con sus grandes manos en mi gran culo… me aprisiona, me estruja contra él mientras me besa de la forma más apasionada, atascada, nuestros labios chasquean pero es inevitable, queremos desahogar tanto deseo, pasión, tentación de semanas, casi estoy colgada a él, mis brazos rodean su cuello por lo que siento cada parte de su cuerpo, sus músculos tensos, quiero fundirme en él … estamos desaforados, apenas si tomamos aire para respirar… sabe delicioso, huele exquisito, acaricia sublime, intenta levantarme la falda… casi exploto del momento… muero de lujuria pero también de miedo, ¡¡¡que excitante por Dios!!!!… susurramos nuestros deseos… él… -quiero metértela toda-… seguimos basándonos… -mira como me tienes-, dirigiendo mi mano a su pene erecto, un hierro en mis manos, lo puedo sentir, …yo …- hueles exquisito, amo tu aroma, ¡me matas!-, se lo digo al oído de la forma más sexy que me sale…seguimos basándonos mientras él sigue restregando sus manos sobre mi … ¡¡puuuutaaaaaaaaa no puedo con ese momento!!, vamos a explotar… suena alguien ahí afuera, me alejo de él un instante, no puedo dejar de temer que nos sorprendan en el acto, él aprovecha la distancia para desabotonarme la camisa, yo lo observo pero no lo detengo… la abre y se avalanza a mis pechos, retira con brusquedad mi sostén y comienza a chuparlos, la humedad de sus labios y su ligereza para besar con deseo pero sin exceder me vuelcan de placer… pero lo detengo… oigo más personas… estoy temblando entre placer, miedo y adrenalina…le pido que pare… él se niega y me dice que sigamos, que le deje penetrarme, que más quisiera… lo deseo, pero no puedo, temo que nos descubran, intento abotonarme, pero no puedo hacerlo porque estoy temblando… esto es demasiado para mi reducida experiencia sexual… entonces él lo hace en silencio, pero no necesita decir nada, la escena es demasiado erótica… y mientras lo observo, aún no creo que eso tan exquisito me estaba comiendo… ahora él sale primero, a la señal yo sigo… y así fue… salgo, nos dirigimos unas palabras de trabajo para disimular por si alguien nos ve en el momento… aún mi corazón late, pero sé que el peligro ha pasado… me voy… camino y siento la humedad en mi ropa interior, es tanta que temo la traspase…aun percibo su perfume en mí …sigo extasiada, … ¿acaso es posible tanta adrenalina?… ahora sé que esto es el principio de mucha más pasión arrebatada, loca… quiero más… él también, lo sé … y lo hubo… continuará.

Pregunta editada