0 Comments

Por azares de la vida encontré a una mujer espectacular que me gusta en todo sentido, me estimula la mente y el cuerpo. Durante toda mi vida he cargado con el peso de mis fantasías sexuales y con la frustración de no haber podido realizarlas, pero con ella he encontrado la horma de mi zapato, es como si la hubiera mandado a hacer, no es prejuiciosa ni se escandaliza con las cosas que se me ocurren, incluso aporta sus propias ideas y las ejecuta magistralmente. Hemos incursionado en las primeras etapas de la relación Dominante/Sumisa y eso nos enciende de formas indescriptibles, ya tenemos una pequeña colección de juguetes sexuales, pinzas, correas, esposas, etc. Cada vez que nos comemos es mejor, quedamos más satisfechos y a la vez con más ganas. Ella es lo mejor que me ha pasado, es mi amiga, mi cómplice y mi amante y lo mejor es que nuestros lados oscuros son nuestro pequeño ‘sucio’ secreto, del que seguramente ninguno de los que nos conocen sospecha.

Answered question