0 comentarios

La primera vez que nos encontramos ella (18) y yo (20), tuvimos una cita en un centro comercial cualquiera de la ciudad de Bogotá, un Sábado soleado de aquellos encuentros en que uno quiere empezar a cultivar algo nada serio pero ante nada súplica que ningún conocido lo vea a uno “malparqueado” por ahí.  

Como gran mentiroso que soy, trato de recordar a medias nuestras conversaciones en chat, para saber de qué puedo hablarle y parecer algo sofisticado o por lo menos tratar de ganarme su sentido del humor que me den ánimos con los cuales, de una manera descarada atacaría sólo por satisfacer mi Ego sin pensar aunque sea en una respuesta negativa. tras hablar de banalidades y par de carcajadas como adolescente varado y atrevido le ofrezco que entremos a cine a ver una pelicula, a la cual ella acepto sin ninguna objeción tanto así que escogí lugares en una esquina bastante incógnita a la cual me sorprendió que ella no comentara sobre la ubicación tan alejada.

La pelicula sinceramente ni la ví, cuando llevas semanas sin sexo y dias de bastante abstinencia a la masturbación el instinto masculino esta desbordado por cazar a como de lugar, que aunque aparentas ser sutil y cortés para ser delicado e ir llevando a la chica, por dentro sabes que estas que te vuelves loco. Luego de par de miradas y al haber aceptado un entrecruze de manos, sé que puedo seguir por lo que tras de varios besos largos y cada vez más calientes, jugando con mi lengua y mordiendo sus labios sin remordimiento, me doy cuenta que aunque sea una Chica santa le gusta jugar rudo y comete su primer pecado, Alimentar a la bestia.

Si hablamos de pecados, Soy pecador en besarles sus tetas, rodear los pezones, morbosearlos, morderlos , apretarlos, lamerlos, lenguetearlos; tanto que creí pensar que era lo único que hacia bien en mi vida y recibia siempre total aprobación. Aunque en esta ocasión sus senos no fuesen voluptuosos o firmes, más bien muy poco esteticos y frigidos, no me habria de detener en plena función tocarlos , chuparlos y lamerlos, todo esto sin ninguna objeción. para ir bajando mi mano izquierda por su cuerpo rozando sus leggins hasta su zona genital y sentir una humedad bastante considerable, a lo que acentue que la desgraciada lo estaba disfrutando mucho aunque estuvisemos hasta ahora empezando.

Y si fue puro tacto, sin quitarle su ropa en que la masajeaba constantemente mientras me miraba pícaramente con su cara de maldad e inocencia, que para darle un rol protagonico le enseñe por encima del pantalón mi erección llevandole con mi mano, la suya sobre mi ya manifestada excitación, sabía lo que tenia que hacer, acariciar la zona, apretar duro y marcar el territorio para lo que podía pasar.

cuando meti la mano en su pantalón ya senti lo humedecida que estaba ella y rozar siquiera esos labios vaginales muy suaves y lisos hizo que donde cupiese un dedo entrando pidiendo permiso ya luego cupieran tres sin mayor problema, ver sus ojos era un espectaculo, blancos, si mirando a no se donde pero disfrutandolo que no pude aguantar y le puse su mano ya dentro de mi boxer para que colaborara con la función. No sabía tocarla ni manipularla quedo claro pero ya verla taparse la boca para no emitir sonidos delatadores fue gasolina para mi humanidad, inflamable hasta la medula.

ya luego de esa pelicula y aprovechando la ausencia de gente, entramos a una terraza clandestina de ese centro comercial, me aficione a tocarle su vagina, verle su cara de complacida que luego ya sobre el piso  mi recompensa fue dejar que se me sentara encima de mi verga y tomara el papel protagonico a su estilo y a su ritmo, coger su culo delicioso y su abdomen me estimulaban el triple, ya ella solto al aire libre sus gemidos bajos y se movia con gran velocidad queriendo mas acción.

Aunque la estuviesemos pasando tan bien, alguien nos estaba mirando y armo un show en el lugar exagerado, literal salimos corriendo de los insultos de muchas personas que nos acusaban de irrespetuosos y desachatados pero lo más grave fue que ella se negó a que la acompañara y me bloqueo de redes sociales para siempre.