0 Comments

Era el más joven del salón de la U, yo tenía 17 ellas tenían entre 21 y 25 años; les confieso que era como todo adolescente, un “pajizo” de primera, siempre soñé con tener una experiencia fuera de lo común; aunque he sido pésimo para ver cuándo una nena me coquetea, el caso es que en uno de tantos trabajos que dejaban para hacer en grupo, 3 compañeras me dijeron que si quería hacerme con ellas ( cómo he sido piloso, pensé… Me van a agarrar de marrano) aún así acepté, debíamos reunirnos un sábado, ya que ellas trabajaban entre semana, yo un día antes realice las investigaciones del trabajo y prácticamente deje el trabajo listo, cuando llegamos al apartamento de una de ellas no me imaginé lo que me irían a dar por haber adelantado el trabajo.  Pues al mostrarles lo que ya había hecho, una de ellas decidió comprar una botella de guaro, en fin teníamos muucho tiempo de sobra, una botella llevo a la otra y dos de ellas se reía mucho murmurandose cosas muy seguido, y pregunté que era lo q les causaba esas risas, me preguntaron q si yo ya había probado de una mujer ( tenía cara de culicagado que NO partia un plato) , me achante pero les hable de mi primera y única vez que había estado con una nena, ellas siguieron preguntndome hasta que una de ellas hizo la pregunta reina, – “que hacía cuando me daban ganas” – sin pensarlo, quizás por el guaro de una lo dije… Ps me hago la paja … Y muy seguido, de una vez ellas me empezaron a insitar,  si yo sería capaz de hacermela frente a ellas, me daba culillo; de hecho, al principio me sentí tan intimidado que no se me paraba, hasta que una de ellas me dice: “hagacela por mi, y me enseño sus tetas, unos senos duros, de pezónes rosados, recuerdo tanto q las otras dos se rieron y me propusieron, si nos quitamos la ropa todas ud se hace la paja?.  Yo dentro de mi pensaba – ” ahora que hago” era una gueba… Al fin y al cabo lo hice, las 3 se dejaron sus tetas al aire, me sentí en confianza, tanto para decirle a una de ellas que me quitara el pantalón; cuando lo hizo recuerdo tanto el gesto y el ruido q hizo con su boca, como cuándo  se le hace agua, me senté en el sofá y las 3 me miraban, una de ellas seguía repartiendo guaro, una de ellas, la más atrevida se sobaba sus pezónes y le dije q porqué no se masturbaba conmigo, las otras dos se rieron y ella me respondió – ” si ellas lo hacen, yo lo hago se rieron y sin consultarlo empezaron cada una a quitarse el resto de la ropa, nunca había tenido nenas tan lindas y desnudas frente a mi, la que estaba tocándose me enseñó, mira cómo me mojé, recuerdo que ella se metió dos dedos en su cuca bien mojada y me los puso en la boca, ese olor me exito de tal manera q se me puso tan dura como una piedra, ellas pensaron que me iba a venir de una, pero quizás fue el trago o ya la concentración que tenía en el momento que lo último q quería era acabar; ya que al darme cuenta todos nos estábamos masturbando en la sala, recuerdo bien el chasquido de las 3 hasta que una de ellas me pidió que me lo dejara mamar, que ninguna ese día me lo iban a dar, pero que ella  si me lo quería mamar, fue una de las mamadas más deliciosas, las otras dos viendo como me lo chupaba se vinieron y se escucho cuando salía su lechesita, tanto así q la dueña del apartamento que también se estaba dando dedo le dijo q no se orinara, nos reímos, yo ya sentía la sensación que me iba a venir y les dije q ya casi llegaría, se sirvieron cada una de ellas un trago de guaro y me pidieron q les hechara de a poquito de semen en sus copitas, me dio risa pero lo hice, se tomaron ese trago como si fuera el más fino licor, recuerdo que de lo exitado el semen salió disparado con tanta presión y cada vez que salia el semen, ellas hacían ese gesto de placer… Ufff de mis mejores experiencias!

 

JVV.

Answered question