0 comentarios

Al entrar por su oficina y ver como con su seguridad me hacía sentir intimidad pero a la vez me sentía atraída, luego de conversar, decidió contratarme.

Pasaron los meses y el resultaba ser más cariñoso, me daba los abrazos más intensos y me besaba muy cerca de la boca.

Un día buscando unos papeles, encontré una gaveta con juguetes sexuales(látigos, esposas, consoladores,bolas chinas) y eso incrementó mis ganas de ser dominada por él.

Un día llegué temprano y no había nadie en la oficina,estando en la cocina, el llegó a saludarme, me dio un beso en la comisura de la boca y me quedé inmóvil, sentía como se despertaba la excitación entre mis piernas.

El se me acercó más, me tomó del.culo y me atrajo hacia su erección que sentía a través del pantalón, sacó uno de mis pechos lo lamia y jugaba con el, mientras que con su otra mano apretaba fuerte mis nalgas.

Bajo hasta mi vagina y metió sus dedos dentro de mi sientiendo mi calor, mi humedad.

Apesar de nuestra excitación tuvimos que dejarlo así.por el.momento ya que el.se tenía que ir….

Luego pasaron unos días me.invitó a salir y fuimos a un motel, salimos de su auto y nos ibamos besando, tocando, al llegar a la habitación nos desnudamos, comenzó a masturbarme, después me.tomó del cabello me jalo hacía su pene y me lo metió en la boca una y otra vez, me acostó en sus piernas y me nalgueaba con fuerza y me decía tienes que obedecerme.

Me puso las esposas y comenzó a penetrarme, despacio mientras lamia mis pechos cada vez sentía como me.mojaba más, hasta que tuve uno de los mejores orgasmos, quede super mojada, el.bajo a limpiarme toda la vagina con su lengua, luego me puso de 4 mientras jalaba mi cabello, para hacerlo regarse lamia sus huevos y   cuando ya estaba apunto de regarse me pedía que me la metiera en.la boca para saborear su leche y tragarmela toda.

Pregunta respondida