0 Comments

Tuve sexo con el socio de negocios que tenia mi esposo hace un tiempo atras. Sucedió porque este hombre entraba a mi casa libremente para recoger unos equipos que mi esposo y el guardaban en el patio trasero de mi casa.

No sucedió solamente por eso obviamente, pero cuando el venia a la casa a recoger los equipos, mi esposo no estaba en la casa y mis hijos estaban en la escuela. Empece a darme cuenta que aveces este hombre me miraba las piernas y el trasero cuando nos cruzábamos en el pasillo de la casa o la cocina.

SI claro, no niego mi responsabilidad y el hecho de que yo tambien provoque un poco la situacion. Muchas veces cuando yo sabia que el iba a venir me ponía shorts o faldas cortas y andaba descalza dentro de mi casa. Si sabia que estaba provocando que el me mirara sexualmente pero la verdad lo tomaba como una travesura o una maldad que yo me atrevía a hacer y de la que yo tenia el control.

Poco a poco el empezo a acercarse a mi, aveces nos quedábamos conversando por unos minutos cuando el venia a recoger las cajas, el empezo a mirarme y piropearme abiertamente e inclusive me llego a hacer comentarios bastante sexuales a los que yo solamente me sonreía.

Finalmente llego un dia en el que yo baje a la cocina a cruzármelo y conversar brevemente como lo habiamos hecho muchas veces antes y al parecer ese dia el no pudo contenerse mas sus ganas. Simplemente mientras cruzamos palabras por unos pocos minutos el se acerco, me agarro por la cintura y me planto un tremendo beso en la boca

Yo si me resisti un poco en un principio pero tambien tengo que admitir que eventualmente cedi. La verdad es que hace unos años atras mi esposo me habia sido infiel y yo lo habia perdonado. Siempre me quedo un pequeño resentimiento de aquella situación y aunque nunca quise devolverle los cuernos a mi marido solamente de pura venganza, siempre pense que eso me daba carta libre para devolverle la infidelidad cuando yo de verdad encontrara a la persona y sintiera que de verdad quería hacerlo. Mala suerte para mi esposo, ese dia llego.

Aquel dia el socio de mi esposo me beso en la boca y al darse cuenta que yo no puse resistencia metio la mano por debajo de la falda de mi vestido para buscarme el calzon y empezar a bajarmelo. Al darse cuenta de que yo continuaba dejándome, el se puso mas caliente aun y me empujo dentro de mi casa hacia el sillón de la sala.

Admito que para ese punto yo tambien lo estaba besando apasionadamente a el y cuando sentí su cuerpo arriba mio en el sillón de la sala, yo empece a lamerle el cuello y acariciarlo con los pies dejándole saber que estaba dispuesta a hacer lo que el quisiera. Por supuesto que el inmediatamente se bajo los pantalones, me agarro fuerte por las piernas y me la metio con todas sus ganas. Me hizo gritar de lo fuerte que me la metio pero la verdad al mismo tiempo sentí su miembro riquísimo.

Como se imaginaran este no fue un sexo romántico o delicado, fue un sexo fuerte de un hombre que estaba super caliente y que quería metérmela con todas sus ganas. Normalmente soy una mujer romántica pero en ese preciso momento la verdad es que yo me moría de ganas de que el me diera un sexo fuerte tambien. Si iba a serle infiel a mi marido no quería un sexo romántico, quería un sexo brusco y salvaje que me hiciera sentir hasta los últimos rincones de mi cuerpo

El socio de mi esposo no me defraudo, me agarro contra el sillón de la sala y me clavo fuerte bruscamente y con todas sus ganas por alrededor de 20 minutos. Yo no deje de acariciarlo, lamerlo, morderlo y sobre todo hablarle sucio mientras gritaba, porque no quería que dejara de tratarme y hacérmelo fuerte de esa manera.

Todo sucedió tan rápido que por supuesto ni siquiera pensamos en un condon, despues de cogerme por 20 minutos el empezo a hacérmelo mas rápido y fuerte y mientras yo grite como una loca el se vino como un terremoto con todas sus ganas dentro de mi. Con todo respeto a mi marido voy a ser sincera y decir que nunca sentí tan rico a un hombre viniendose con tantas ganas y dándome toda la leche dentro de mi cuerpo. Estuvo riquísimo.

Cuando el termino de venirse me la saco y creo que la adrenalina se le bajo de 100 a cero en un instante, porque lo primero que hizo fue pedirme disculpas. En ese momento empezo a pedirme que lo perdonara, que el era el socio de mi marido y que no quería arruinar la relacion de trabajo que tenia con mi esposo. La verdad en ese momento lo primero que pense fue “si bueno ahora luego de que te has venido todito me dices eso”

Tuve que tranquilizarlo un poco y decirle que yo era la primera interesada de que de esto no se enterara nadie mas, ya que yo era una mujer casada y con hijos. El se tranquilizo un poco con mis palabras y entonces empezamos a ponernos la ropa. Luego de unos minutos el se marcho de la casa.

Me gustaría decirles que esta fue la unica vez que me atreví a ser infiel y sentirme pésima conmigo misma, sin embargo tengo que admitirles con vergüenza de que no, esta no fue la ultima vez. El socio de mi esposo y yo tuvimos sexo 3 veces mas durante el transcurso de las siguientes semanas. Despues de que a ambos nos habia gustado tanto la primera vez no pudimos evitar la segunda vez la cual fue aun mas agresiva y fuerte que la primera, luego de unos dias el me agarro casi a la fuerza en mi casa sin que yo le dijera nada para la tercera vez y la cuarta vez fue tan loca y apasionada que solo les puedo decir que casi me la llega a meter hasta por el culo, algo que nunca me habia atrevido a hacer ni con mi marido.

La pasion de los encuentros era tan grande con este hombre que aveces me sentia no solamente mal por ser infiel sino que me sentia pésima por la forma como me le entregaba a este hombre durante el sexo. Me di cuenta de que continuar con estos encuentros tan fuertes iban a arruinar mi matrimonio y  al mismo tiempo si yo me quedaba en casa cuando el venia hubiera sido imposible decirle que no porque el simplemente me hubiera agarrado y yo hubiera terminado cediendo siempre.

Con una super fuerza de voluntad, decidi no estar en la casa y salir a la calle cada vez que sabia que el socio de mi esposo iba a recoger equipo a la casa. El obviamente se dio cuenta de mi ausencia y yo le tuve que explicar por teléfono que me sentia pésima conmigo misma y de que no quería destrozar mi matrimonio, el insistió un poco pero en realidad entendió.

Luego de unos dos meses mas de que yo detuviera los encuentros, me entere de que mi esposo y su socio terminaron su negocio juntos pero al mismo tiempo no terminaron en malos términos. Mi marido me dijo un dia que ya no iban a guardar equipos en el patio de la casa. Por supuesto que actúe como si la noticia no tuviera la menor importancia en mi vida pero por dentro creo que me sentí un poco triste porque ya no iba a tener la opción de verlo nuevamente a su socio si es que algún dia hubiera querido volver a verlo

No llegamos a despedirnos el socio de mi marido y yo. Simplemente ya no hubo motivo para que el viviera a mi casa. Tengo que admitir que muchas veces que he estado sola en mi casa en las mañanas y ha sonado el timbre he corrido a ver si era el, pero no, el nunca ha regresado a mi casa y creo que es mejor. Si recibi un texto de el luego de varias semanas de que me entere de que acabo el negocio con mi esposo. Me saludo muy cariñosamente y me invito a encontrarnos a escondidas. Tengo que decir que a pesar de que tengo muy buenos recuerdos de aquel hombre tambien decidi que no iba a llevar una doble vida con un amante estando casada porque estaba segura de que tarde o temprano eso terminaría con mi matrimonio. No me arrepiento de aquella aventura pero al mismo tiempo creo que tuve la madurez de cortarla en el momento que debi. No respondi sus mensajes y luego de 2 intentos mas de comunicarse conmigo, el ex socio de mi esposo no volvió a contactarme.

Answered question