0 Comments

La verdad es que estoy casada desde hace unos meses y el sexo con mi pareja, se podría decir que es… civilizado. La verdad es que mi marido es un tipo demasiado tierno y yo, por el contrario, soy demasiado descarada, caliente y me fascina que me traten como una puta. Me hice así por mi ex, con el que estuve muchos años y el nucleo de nuestra relación era el sexo, el morbo y darle rienda suelta a nuestros demonios. ¡Me trataba como una puta y me hacia de TODO! Sacaba lo más caliente y lo peor de mi. Mi juego favorito era cuando me hacia imaginar como muchos hombres me cogían al mismo tiempo, mientras él me penetraba y me golpeaba. Golpeaba su pene dentro de mi vagina, me decía que era una puta por desear ser cogida por muchos hombres; ¡De verdad que deseaba tener todos mis agujeros ocupados! Y el sexo oral es una de mis prácticas favoritas, ¡Podría pasar horas mamando una verga, succionando y llenandome la garganta de esperma! Cosas que solo podía tener con mi amante…

Así que cuando empecé a formalizar con mi actual esposo, mi ex se volvió mi amante principal. (La verdad es que también me cogía de vez en cuando al vecino, a mi mejor amiga y algunos compañeros de la universidad) Por las mañanas me acostaba con mi esposo, pero durante la noche, cuando él se iba a dormir… Yo me escapaba para obtener la atención de mi amante; me penetrara, rompiera, amarrara y lo delicioso que era que me gritara que era una puta mientras yo abría mi trasero y mi vagina.

Sin embargo, todo se acabó. Lamentablemente él se aburrió de mi y se fue. Adoro a mi esposo, PERO ES ABURRIDO COGER CON ÉL. Daría lo que fuera por volver a tener a alguien que me hiciera lo mismo o más de volverme su puta… ¡Porque amo ser una puta!

Answered question